España señala que la “Economía Verde” generará un despegue de un empleo a favor del medio ambiente y contra la pobreza

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, señaló hoy en Bali (Indonesia) que la “Economía Verde” debe generar un nuevo despegue del empleo que aune la generación de beneficios, la reducción de la pobreza en el mundo y la mejora del medio ambiente, mediante la inversión en una nueva serie de activos basados en las tecnologías limpias y eficientes y en las energías renovables, entre otros, lo que debe contribuir a una economía baja en carbono para obtener una respuesta a largo plazo contra el cambio climático.

Durante la undécima sesión especial del Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) que se celebra en Bali, Espinosa copresidió hoy la sesión ministerial en nombre de la Unión Europea y sus estados miembro.

En el debate se profundizó en los mecanismos para lograr una Economía Verde a nivel nacional, el camino de transición hacia ella y las políticas más efectivas en ese proceso. Así, Espinosa subrayó la necesidad de identificar las reacciones adecuadas a una “crisis multi-dimensional que ha afectado a las relaciones sociales, económicas y ambientales, revelando, de manera visible, las fuertes tendencias a la insostenibilidad que genera el vigente modelo de desarrollo.

La delegación española estuvo encabezada por Espinosa y por la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, que representaron a la UE en este debate ministerial y ofreció la experiencia y apoyo de la UE a nivel global para lograr una economía más eficiente con el uso sostenible de los recursos naturales.

Asimismo, indicó que se debe integrar y destacar el valor real de la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas en el sistema económico, ya que contribuirá a hacer más verde la economía. Para ello, España considera necesario compartir responsabilidades y que los puntos más relevantes en este contexto incluyen las inversiones y mejoras sociales y medioambientales, la reducción del carbono, el desarrollo de estrategias para una eficiencia de los recursos proporcionando empleos dignos y protección social, especialmente para aquellos cuyos medios de vida, rentas y empleos están afectados por la necesidad de adaptarse al cambio climático y la necesidad de reducir emisiones.

Igualmente, destacó que es preciso seguir apoyando a los sectores verdes asentados y dar un “nuevo estímulo” a otros que todavía no han alcanzado esta condición, aunque lo harán en un futuro cercano.

Finalmente, incidió en la postura de la UE sobre la necesidad de prestar atención a los instrumentos y acciones que permitan la transición a un modelo de economía que sea compatible con el desarrollo sostenible, teniendo en cuenta los contextos variables de los países en desarrollo, las economías emergentes y los países desarrollados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *