La Universidad de Alicante prepara moléculas para crear nuevos medicamentos

ALICANTE, 09 (EUROPA PRESS)

El Instituto de Síntesis Orgánica (ISO) de la Universidad de Alicante (UA) lidera el proyecto Catálisis Asimétrica en Síntesis Orgánica (CASO), que será clave para el desarrollo posterior de métodos sintéticos en posibles aplicaciones industriales farmacéuticas, según informó hoy en un comunicado la institución académica.

Este estudio está financiado por el Programa Prometeo de la Generalitat valenciana para Grupos de Investigación de Excelencia, que coordina el doctor Miguel Yus, y tendrá una duración de cuatro años.

En la actualidad, aproximadamente la tercera parte de los medicamentos recetados en el mundo son sustancias naturales en sí mismas o preparados por modificación química de productos naturales.

Así, “el 75 por ciento de lo que podemos comprar en una farmacia ha sido preparado en un laboratorio”, dado que la medicina surge del uso de sustancias naturales. No obstante, si hoy en día se utilizaran sólo recursos naturales, esta industria terminaría completamente con todos los recursos naturales.

Por este motivo, el principal objetivo de este proyecto es preparar moléculas que son sintéticas e imitan a otras moléculas que ya existen en la naturaleza y que están destinadas a crear nuevos medicamentos.

Para ello, se lleva a cabo la síntesis catalítica asimétrica, que se compone de una serie de procesos químicos, enfocados a preparar compuestos orgánicos, utilizando una serie de técnicas cuyos resultados “pueden ser importantes para la industria farmacéutica”.

El responsable del proyecto, Miguel Yus, remarcó que “la mayoría de las moléculas suelen darse en dos versiones idénticas, pero inversamente orientadas en el espacio; se dice que son quirales (asimétricas), y cada una de esas versiones se llama enantiómero”.

IMAGEN EN UN ESPEJO.

Esta característica, según añadió, “puede explicarse con el ejemplo de un objeto y su imagen reflejada en un espejo”, ya que “muchos objetos creados por el ser humano tienen esa misma propiedad, como los guantes, el guante de la mano derecha no sirve para la izquierda”.

En el caso concreto de las moléculas con utilidad farmacéutica esta diferencia es importante. “Lo que ocurre con las moléculas quirales es similar a lo que ocurre con los guantes. Podemos tener dos moléculas aparentemente iguales, y una de ellas puede ser una medicina muy eficaz y la otra un producto tóxico: el secreto está en poder preparar un enantiómero u otro de manera selectiva, y los catalizadores hacen posible la síntesis asimétrica”.

Para Yus, lo importante es preparar nuevas moléculas con la vista puesta en que en algún momento podrán tener un uso concreto, aunque sin centrarse en una aplicación determinada e inmediata. “No hay límite en cuanto a la complejidad de la molécula a obtener, ni en cuanto a cantidades”, según las mismas fuentes.

La metodología se aplica a preparar “moléculas sencillas, pero que sean quirales, y que la industria farmacéutica puede utilizar para crear nuevos medicamentos”.

Con este ambicioso proyecto, los avances en la investigación del equipo de investigación que dirige el doctor Miguel Yus, abren un “amplio abanico posibilidades en el campo de la farmacología, y con un firme motivo ecológico y respetuoso con la naturaleza”, según la misma fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *