Investigadores de la Rey Juan Carlos estudiarán en la alta montaña las relaciones entre plantas e insectos polinizadores

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos estudiarán durante los tres próximos años en los Picos de Europa y en Sierra Nevada las interacciones que se producen entre las especies de plantas autóctonas y los insectos que las polinizan.

La universidad informó de que para este objetivo obtuvo una subvención de más de 90.000 euros en la última convocatoria que tiene el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino para desarrollar proyectos científicos en la Red de Parques Nacionales. La novedad de la investigación radica en emplear una herramienta matemática relativamente nueva (el análisis de redes) a las comunidades de alta montaña.

El equipo de investigadores, miembros del Departamento de Biología y Geología, aplicará esta herramienta matemática para ver la interrelación que existe en el área montañosa del Jou de los Cabrones (Picos de Europa) entre las más de 80 especies vegetales detectadas y su centenar largo de polinizadores. El trabajo se replicará también en la montaña mediterránea de Sierra Nevada.

“Una especie de planta puede tener muchos y muy variados polinizadores o, por el contrario, muy pocos y muy especialistas”, aseguró el profesor Doctor del Área de Biodiversidad y Conservación e investigador principal del proyecto, Marcos Méndez Iglesias. Méndez añadió en este sentido que la caracterización de estas redes permitirá “simular las consecuencias medioambientales de la extinción de una determinada planta o de un determinado polinizador”.

La aplicación del proyecto permitirá dar directrices de conservación a los gestores de los parques a la hora de priorizar acciones en el mantenimiento de los ecosistemas. “Algo especialmente relevante ya que una proporción notable de las plantas y polinizadores de alta montaña son endémicas o de distribución muy restringida”, indicó el investigador.

“Además, se trata de un escenario modelo, ya que al ser una zona protegida es también una zona de referencia esencial para entender los procesos que se dan en zonas en las que los impactos antrópicos son mayores”, declaró.

La subvención del proyecto “Interacciones entre polinizadores y plantas alpinas: conservación de la biodiversidad en áreas protegidas de montaña” supone un afianzamiento de la línea de investigación en ecología de hábitats de montaña de este departamento.

“Varios miembros del grupo han colaborado anteriormente en otros proyectos relacionados con la biología reproductiva de plantas, pero éste es el mayor que dirijo como investigador principal”, concluyó Méndez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *