La dermatoscopia digital aumenta hasta en un 35% la precisión en la valoración del cáncer de piel, según experto

SEVILLA, 25 (EUROPA PRESS)

La dermatoscopia digital aumenta hasta en un 35 por ciento la precisión en la valoración del cáncer de piel frente a la valoración clínica «que denominamos a ojo desnudo», según sostuvo el responsable de la Unidad Lesiones Pigmentarias y Cáncer Cutáneo del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla), Javier Quintana, en el marco del «I Curso Básico de Dermatoscopia» que ha organizado recientemente en Sevilla este hospital.

De hecho, este especialista señaló que la dermatoscopia digital «ha demostrado ser una herramienta fundamental para acelerar el diagnóstico precoz en cáncer de piel», hasta el punto de que desde que en 2005 se incorporase dicha técnica en este centro sevillano se han conseguido diagnósticos más precoces y mejorar la supervivencia de estos pacientes.

«Contamos con un archivo digital de más de 6.000 pacientes a los que seguimos revisando periódicamente, observando la evolución de sus lesiones pigmentarias y manteniéndonos alerta ante cualquier cambio que se produzca», agregó este experto, quien insistió que «la especificidad y sensibilidad de este arma diagnóstica es superior al 90 por ciento, llegando a aumentar hasta en un 35 por ciento la precisión con respecto a la valoración clínica que denominamos a ojo desnudo».

Continuó que la dermatoscopia digital analiza en tiempo real si la lesión es benigna o maligna, además de que «evita biopsias y extirpaciones innecesarias de lunares, que no entrañan ningún peligro para el paciente».

«La dermatoscopia es para la piel lo que una resonancia magnética es para los huesos; alta tecnología para lo que escapa al ojo humano», destacó por su parte el jefe de Servicio de Dermatología de este hospital, el doctor Julián Conejo Mir.

Para estos especialistas, los cursos y sesiones de actualización en el manejo del paciente con lesiones pigmentarias, la elaboración de protocolos de derivación y el uso de la teledermatología permiten que, en menos de 48 horas, el paciente tenga un diagnóstico de benignidad o malignidad y que en un periodo inferior a dos semanas esté intervenido quirúrgicamente si se confirma un melanoma.

Cada persona tiene una media de 30 lunares en su cuerpo. El cambio en la asimetría, el borde, el color, el diámetro y la evolución representa la primera herramienta de detección precoz en la que, tanto el paciente como el propio especialista, se basan para apreciar una posible displasia de los mismos.

No obstante, las estructuras anatómicas de la piel y los patrones de pigmentación son invisibles a simple vista, por lo que aparece la dermatoscopia, también denominada microscopía de epiluminiscencia, un sistema de observación no invasivo basado en una lente de aumento, especialmente útil en la distinción de nevus benigno y melanoma. Anualmente, el Virgen del Rocío atiende unos 300 casos nuevos de melanoma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *