El Índice Cintura-Altura es el método antropométrico más apropiado para medir el riesgo cardiovascular, según un estudio

Una tesis de la UEx ha comparado este índice con los universalmente utilizados

MÉRIDA, 28 (EUROPA PRESS)

El Índice Cintura-Altura es el método antropométrico “más apropiado” para medir el riesgo cardiovascular, según una tesis de la Universidad de Extremadura (UEx) cuyo objetivo es demostrar que los actuales índices antropométricos que se usan a nivel internacional como marcadores de riesgo cardiovascular, “no son tan exactos como deberían ser”.

Por este motivo el estudio se centra en “comprobar la eficacia” del Índice Cintura-Altura (ICA) y el Índice Cintura-Muñeca (ICMñ) frente a los que actualmente se están utilizando, como pueden ser el Índice de Masa Corporal (IMC) y la circunferencia de la cintura, informó la UEx en nota de prensa.

Señaló que actualmente clasificaciones como la de la Organización Mundial de la Salud, hacen una categorización de la obesidad en base al Índice de Masa Corporal (IMC), pero según explicó el doctor Juan Manuel Urbano Gálvez, autor de la tesis, el IMC “no es exacto para toda la población”.

Esta tesis revela que el Índice Cintura-Altura es el “método antropométrico mejor correlacionado” con el riesgo cardiovascular global para ambos sexos y cualquier intervalo de edad, “ya que el riesgo cardiovascular no depende de la grasa total del individuo” explicó Urbano, “sino de la grasa intraabdominal”. Por este motivo el ICA es el medidor “más apropiado” como marcador de riesgo cardiovascular, subrayó.

Este método antropométrico se determina dividiendo la circunferencia de la cintura por la altura, en centímetros. Un valor ICA de 0,5 o mayor, indicaría un aumento del riesgo cardiovascular de un individuo.

Para este estudio se seleccionó una muestra de 883 individuos en edad laboral de nacionalidad española y portuguesa. Los resultados obtenidos de este análisis desvelaron que el sedentarismo afectaba al 92 por ciento de las mujeres y al 88 por ciento de los hombres.

“Teniendo en cuenta que la media de edad de los individuos estudiados oscilaba en torno a unos 35 años, son datos preocupantes”, explicó Urbano “ya que el sedentarismo es un factor de riesgo cardiovascular que también facilita la aparición de otro factor importante, la obesidad”, añadió.

Juan Manuel Urbano quiso destacar la importancia de determinar los parámetros antropométricos de la población en cualquier consultorio o centro hospitalario, “porque si no se realiza esta práctica, se está discriminado riesgo cardiovascular y hoy en día, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en países occidentales y en vías de desarrollo”, agregó el autor de la tesis.

Esta tesis se ha realizado desde el Departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Extremadura y ha sido dirigida por el doctor Manuel Pérez Miranda y el doctor Luis Miguel Luengo Pérez. Además contó con la ayuda del Ministerio Portugués de la Salud y Grupo Delta Cafés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *