El presidente del CSIC califica de «muy bueno» este año para la ciencia española y afirma que lo difícil «es mantenerse»

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Rafael Rodrigo Montero ha hecho una valoración positiva de 2009 al considerar que este año «ha sido muy bueno» para la ciencia española, aunque recordó que «lo difícil es mantenerse».

En una entrevista concedida a Europa Press, Rodrigo reiteró la importancia de la ciencia española en el panorama internacional y auguró que será «difícil mantener esta posición ante el avance de países que vienen por detrás como China y Corea». «Y será complicado adelantar a los que están arriba», apostilló.

Respecto a los aspectos destacados, el presidente del CSIC hizo alusión «a la consolidación de algunas disciplinas» en España como la energía, la biotecnología, la terapia genética, y la nanociencia o la nanotecnología, entre otras. «Ocupamos una posición de liderazgo donde los científicos españoles no sólo producen artículos, sino que también destacan por los avances tecnológicos», añadió.

En el caso del CSIC, Rodrigo calificó el 2009 como «un año de transición». «Estamos funcionando a velocidad de crucero, aunque aún quedan cosas. Ha habido avances en el plano de gestión pero como científico hubiera querido ir más rápido», afirmó.

«El CSIC está haciendo muy bien su trabajo porque, en estos años, ha logrado generar la confianza y el conocimiento suficiente en las empresas para trabajar en común con el sector privado», aseguró Rodrigo, que apostó por hacer «ciencia de calidad y que esta ciencia no se quede en los cajones».

El presidente del CSIC también subrayó que esta institución se ha consolidado de cara al exterior, ya que «el 35 por ciento de los contratos temporales anuales que se sacan para trabajar están ocupados por extranjeros». Asimismo, recordó que en este año se ha aumentado «la credibilidad y confianza» con las universidades.

En cuanto a los retos que deberá afrontar el CSIC de cara a 2010, su presidente destacó cinco ejes fundamentales: los recursos hidricos, el cambio global –el cambio climático, la biodiversidad y las migraciones–, el envejecimiento y la calidad de vida; la instrumentalización avanzada e ingeniería; y la energía. En líneas generales, aseguró que 2010 será «un año duro desde el punto de vista de económico pero dará garantías para llevar a cabo la labor científica».

A nivel internacional, Rodrigo hizo alusión al acelerador de partículas europeo LHC, «un ejemplo de cómo la ciencia básica y la tecnología aplicada se aúnan a nivel internacional»; a las terapias genéticas y a todos aquellos aspectos relacionados con la ingeniería genética en plantas.

«LEY DE CIENCIA DURADERA»

Preguntado sobre la aprobación de una ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación –cuyo primer borrador será presentado al Gobierno en el último Consejo de Ministros de 2009 del 30 de diciembre–, Rodrigo no quiso pronunciarse sobre sus consecuencias sobre el CSIC. De todos modos, señaló que, en caso de afectar a este organismo, «será de un modo positivo».

«No creo que afecte a la organización aunque puede que sí afecte a la coordinación», matizó. Además, calificó la ley de «necesaria» y abogó por contribuir a que sea «duradera», por lo que insistió en la importancia de que sea «consensuada».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *