Copenhague.- El posible acuerdo climático contempla dinero y retrasa cifras de emisiones de CO2 hasta 2010

COPENHAGUE, 19 (EUROPA PRESS)

El Acuerdo de Copenhague, el texto propuesto esta noche por los jefes de Estado y de Gobierno para que sea ratificado por el plenario de la Cumbre del Clima de la ONU, recoge cifras de financiación «nueva y adicional» de los países ricos a los pobres, pero prolonga hasta el 1 de febrero de 2010 el período para que los países ricos implementen sus compromisos de reducción de CO2, así como para que los pobres comuniquen sus decisiones voluntarias de limitar emisiones respecto a la tendencia actual.

En todo caso, aunque durante la madrugada fuera aprobado por el plenario, el texto continuaría siendo un acuerdo marco no vinculante, según fuentes de la delegación española.

Concretamente, el texto recoge que deberá proveerse a los países en desarrollo un fondo de financiación a corto plazo (2010-2012) de 30.000 millones de dólares para acciones de adaptación y mitigación. En una tabla que acompaña a esta redacción, la UE hace una promesa de 10.600 millones de dólares; Japón, de 11.000 millones; y Estados Unidos, de 3.600 millones. Este fondo priorizará la ayuda para los países pobres más vulnerables, los menos desarrollados del mundo, los pequeños estados-isla y los países de África.

En el largo plazo, los países desarrollados fijan un objetivo de movilizar conjuntamente 100.000 millones de dólares al año a partir de 2020, que provendrán de una amplia variedad de fondos, públicos y privados, bilaterales y multilaterales, que incluyen múltiples fuentes de financiación.

El dinero de este fondo será gestionado por una estructura organizativa que tenga una representación equitativa de países desarrollados y en desarrollo.

En cuanto a los compromisos de emisiones, los países ricos se «comprometen» a implementar antes del 1 de febrero de 2010, individual o colectivamente, sus compromisos de reducción de emisiones de CO2 en 2020. Estos compromisos futuros se recogen en una tabla y son los anunciados por cada uno de los Estados sin ninguna variación.

Por su parte, los países en desarrollo «implementarán» antes del 1 de febrero de 2010 acciones de mitigación, de carácter voluntario. Éstos comunicarán información de la implementación de sus acciones a través de comunicaciones nacionales, con previsión de que existan consultas y análisis internacionales respetuosos con su soberanía.

Los países requieren también una evaluación de la implementación de este acuerdo para que sea completado en 2015 con el fin de fortalecer los objetivos a largo plazo, sin especificar en este apartado que debe evitarse que la temperatura media del planeta aumente por encima de los dos grados centígrados a finales de siglo. Sí hay dos referencias al comienzo de la declaración sobre las perspectivas científicas que alertan de la necesidad de mantener el aumento de la temperatura por debajo de dos grados, pero sin referencia temporal.

Finalmente, tampoco aparece en el texto el objetivo de reducir globlamente las emisiones de CO2 un 50 por ciento en 2050 y un 80 por ciento en el caso de los países ricos para esa fecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *