Sólo tres de cada diez pacientes que se ha sometido a un trasplante cardíaco se reincorpora a la vida laboral

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Sólo tres de cada diez pacientes que se ha sometido a un trasplante cardíaco se reincorpora a la vida laboral, según señalan miembros de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

La doctora de la SEC Carmen de Pablo señaló que “esta variación depende del tipo de cardiopatía sufrida, de la clase de trabajo realizado por el paciente y de otros factores de tipo psicológico y social. Las diferencias también se producen según los países, regiones e incluso, por la situación económica en la que se encuentre el país”, indicó.

Según apuntó, por lo general se trata de pacientes que antes del proceso agudo coronario han sido adictos al trabajo, por lo que después de este episodio asocian la patología a un exceso de actividad, volviéndose reacios a la reincorporación por temor a volver a sufrir un episodio similar.

Respecto a los factores que influyen en la vuelta al trabajo tras la enfermedad coronaria, la SEC indicó que diferentes estudios han demostrado que son fundamentalmente cardiológicos, es decir, los derivados de la propia cardiopatía, teniendo en cuenta la severidad, existencia de isquemia, revascularización completa o no, complicaciones y reingresos hospitalarios y la capacidad física del paciente.

“Otros factores influyentes son los psicológicos, determinados por la presencia de depresión o ansiedad, y de síntomas psicosomáticos, así como socioeconómicos y laborales, atendiendo al tipo de esfuerzo realizado en el trabajo”, indicó la doctora de Pablo, añadiendo que “la situación emocional del paciente y los factores sociales son determinantes, a veces incluso por encima de los propiamente cardiológicos”.

En cuanto a los programas de rehabilitación cardiaca, señaló que “contienen actuaciones de prevención y tratamiento para todos los pacientes cardiópatas, pero se aplican de forma individualizada, para lo que, inicialmente, se realiza un estudio sobre su profesión y características de su actividad laboral, poniéndose en contacto con la empresa en aquellos casos en los que es necesario”.

En este proceso, según explicó, todos los pacientes deben realizar un programa de entrenamiento físico individualizado, actuaciones psicológicas, a través de las cuales aprendan estrategias de manejo del estrés, técnicas de relajación y tratamiento de las patologías que puedan existir, un estricto control de factores de riesgo, enseñándoles a modificar sus hábitos de vida, durante aproximadamente dos meses.

POCOS CENTROS CON PROGRAMAS MULTIDISCIPLINARIOS

En la actualidad, en España son muy pocos los centros que disponen de estos programas multidisciplinarios que cuentan con la intervención de psicólogos, psiquiatras, fisioterapeutas y asistentes sociales.

En este sentido, indicó que “un estudio realizado en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid demostró que, tras un infarto de miocardio, la vuelta al trabajo era superior al 90 por ciento en los pacientes que realizaron un programa de rehabilitación cardiaca, frente a un 54 por ciento en un grupo similar que no lo realizó. Asimismo, otro estudio elaborado recientemente en el Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, concluía que en pacientes que habían sufrido también un infarto, cerca del 85 por ciento se rehabilitó gracias a la participación en este tipo de programas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *