El futuro de la artritis reumatoide está en las terapias biológicas, según expertos

El 63 por ciento de los nuevos fármacos en fase clínica pertenece a este tipo de tratamientos

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Los tratamientos biológicos están suponiendo una “verdadera revolución” en el arsenal terapéutico para los pacientes con artritis reumatoide ya que, de los ensayos clínicos con nuevos fármacos que se están llevando a cabo actualmente, el 63 por ciento se hace con este tipo de terapias, según destacaron diversos expertos en el marco de las terceras Jornadas de Biomedicina y Enfermedades Inflamatorias (BEI), organizadas conjuntamente por la Sociedad Española de Reumatología (SER) y UCB Pharma en Barcelona.

Según destacó el coordinador de la Unidad de Artritis del Hospital Clínic de Barcelona, Raimon Sanmartí, estos fármacos “han demostrado ser muy efectivos en aquellos pacientes que han fracasado con los antirreumáticos clásicos o sólo han conseguido una respuesta parcial”.

Por otro lado, los expertos recordaron que los fármacos biológicos se pueden aplicar a casi todos los pacientes a excepción de aquellos con antecedentes recientes de tumores malignos o que tengan insuficiencia cardiaca o enfermedad desmielinizante. No obstante, puntualizó Sanmartí, “es posible que en un futuro no muy lejano se apliquen también como terapia inicial, especialmente en aquellos pacientes con factores de mal pronóstico”.

Otro de los temas abordados durante las jornadas fue la detección de la artritis reumatoide, ya que la mayoría de pacientes llega tarde a la consulta del reumatólogo o, al menos, cuando han pasado 6 o incluso 12 meses desde el inicio de la enfermedad. “Lo ideal sería que el enfermo llegara a la consulta especializada dentro de los 3 primeros meses de evolución de la patología”, apunta Sanmartí.

En este sentido, los más de 60 reumatólogos asistentes al curso destacaron la necesidad de crear unidades o consultas especializadas en los hospitales, así como una buena comunicación e interrelación con Atención Primaria para diagnosticar la enfermedad “lo más precozmente posible”.

En esta línea cabe destacar el proyecto SERAP de evaluación de un modelo de atención de la artritis en España, que tiene como objetivo principal demostrar que la correcta puesta en marcha y funcionamiento de las unidades de artritis precoz en los centros hospitalarios, mejora el pronóstico de los pacientes con artritis reumatoide en fases tempranas al facilitar el diagnóstico y tratamiento precoz, optimizando de este modo el uso de recursos a medio y largo plazo destinados al manejo de estos pacientes respecto a la práctica clínica habitual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *