Afectados por dimetilfumarato piden a la UE prohibir esta sustancia en ropa y sofás «sin limites de cantidad ni tiempo»

MADRID, 07 (EUROPA PRESS)

La Asociación Nacional de Afectados por el Dimetilfumarato (ANDAFED) ha solicitado al Parlamento Europeo la prohibición, «sin limites de cantidad ni tiempo», del uso del dimetilfumarato en todos los artículos que puedan estar en contacto con la piel», como calzado, sofás y prendas de vestir. Esta sustancia tóxica ha causado reacciones alérgicas en consumidores de toda España.

En esta reclamación, aceptada para su estudio por el Parlamento Europeo, piden también la prohibición de esta sustancia «en todo tipo de embalajes de dichas mercancías»; que se regule, «con la especificación de las cantidades permitidas», el uso de materiales para la fabricación de artículos de piel, adhesivos y tinte en la UE, y que se cree un listado europeo de afectados por esta sustancia.

Por otra parte, en su cruzada contra el dimetilfumarato, esta asociación ha pedido ayuda al líder del PP, Mariano Rajoy, ya que no han recibido respuesta a sus demandas por parte del Ministerio de Sanidad y Política Social. «Pedimos que se interese por nuestro problema, que es el problema de muchos españoles», reclaman a Rajoy en un escrito, donde exponen su problema junto a fotos de afectados.

El dimetilfumarato está siendo utilizado por fabricantes de muebles y calzado de piel como fungicidas que pueden deteriorar esos productos durante el almacenamiento y el transporte en climas húmedos. Metido en bolsitas fijadas al mueble o en las cajas, esta sustancia se evapora e impregna la piel, protegiéndola de los hongos.

Sin embargo, se ha comprobado que afecta gravemente a los consumidores que están en contacto con estos productos, causando dolorosas dermatitis, con problemas como prurito, irritación, eritema, quemazón y en algunos casos, dificultad respiratoria aguda.

Hasta el momento, el sistema de alerta rápida para productos de consumo peligrosos no alimentarios (RAPEX, siglas en inglés) ha recibido notificaciones de casos de alergias por dimetilfumarato procedentes de España, Francia, Finlandia, Polonia, Suecia y Reino Unido. Los primeros casos en España se notificaron el pasado enero y aún se desconoce el número de damnificados.

La UE prohíbe la importación de productos que contengan dimetilfumarato por encima de los 0.1 mg/kg en una norma que también exije a la retirada del mercado de los productos contaminados y establece que los consumidores deberán ser informados de sus riesgos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *