El telescopio «Herschel» de la ESA enviará este mes los primeros datos recogidos desde mayo al observar el Universo

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

El telescopio espacial «Herschel» de la ESA, que observa el Universo, enviará a la Tierra sus primeros datos a partir de este mes de noviembre, según confirmó a Europa Press el astrónomo del Centro de Operaciones Científicas del telescopio espacial Herschel y miembro del Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC), situado en España, Pedro García Lario.

Así, indicó que este satélite va a representar una visión del Universo en la luz infrarroja, invisible al ojo humano, y que sólo se puede ver con detectores especiales que tienen que estar refrigerados a temperaturas cercanas al cero absoluto.

Por ello, «Herschel» está diseñado como si fuera un enorme contenedor de helio superfluido, de modo que esos detectores estén lo suficientemente refrigerados como para ser sensibles a la luz infrarroja, que la que emiten los cuerpos más fríos y distantes del Universo.

Con este telescopio, además, se va a poder estudiar cómo se producen los procesos de formación de galaxias del universo temprano y de las estrellas, a la vez que se podrá también intentar descubrir la presencia de planetas alrededor de estrellas en la vecindad solar, así como la composición química del material que se encuentra entre las estrellas y del que se forman.

Por ejemplo, será capaz de detectar la molécula de agua allá donde se encuentre y podrá descifrar cuál es el origen del agua que hay en la tierra, si es propio o si ha sido consecuencia de la lluvia de cometas. Igualmente, podrá determinar el origen de las moléculas más complejas del Universo, que en algún momento pudieron dar lugar al origen de la vida.

Herschel fue lanzado el 14 de mayo con el satélite espacial Planck, y ahora mismo se encuentra a un millón y medio de kilómetros de la Tierra en dirección opuesta al Sol, en una posición que se llama «punto de Lagrange 2». Es el telescopio más grande en órbita que el Hubble, y que cuenta con 3,5 de diámetro.

Ahora mismo Herschel se encuentra terminando la fase de chequeo y está calibrando los detectores para comenzar a partir del próximo mes la fase de rutina, y a partir de la que se van a obtener datos científicos.

PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA

Por otro lado, García Lario señaló que España tiene una participación «muy importante» en este proyecto, tanto tecnológica como monetaria. Concretamente, especificó que se han invertido desde España unos 80 millones de euros de empresas que proponen instrumentación, a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación (MICINN).

Además, subrayó que en Villanueva de la Cañada (Madrid) se encuentra el ESAC, centro de operaciones científicas del «Herschel», donde trabajan unas cuarenta personas para dar soporte a todas las operaciones científicas del satélite.

«Es allí donde se organiza su agenda, que es lo que tiene que observar cada día, recibir los datos de las antenas y procesarlos y distribuirlos a todo el mundo. Además, una de las antenas está en Cebreros (Ávila), siendo la otra antena que se comunica con el satélite en Australia, por lo tanto la colaboración con el proyecto aumenta de esta manera», incidió.

En un principio, García explicó que esta misión durará hasta que se le acabe el helio, refrigerante de los detectores, hasta noviembre de 2013 más o menos. «Será entonces cuando los detectores se calienten y basura espacial», concluyó, al tiempo que destacó que lo bueno que tiene este satélite es que está más lejos que todos los demás de la Tierra, con el objetivo de evitar que esté contaminado por la emisión térmica de la Tierra y no se produzcan así perturbaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *