El tratamiento precoz de la esclerosis múltiple reduce a la mitad su desarrollo

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

El tratamiento precoz con acetato de glatiramer, un fármaco aprobado para la esclerosis múltiple, reduce casi a la mitad el riesgo de los pacientes de progresar de los signos iniciales de la enfermedad a su desarrollo clínico definitivo, según un estudio de la Universidad Vita-Salute en Milán (Italia). Los resultados del estudio se publican en la edición digital de la revista “The Lancet”.

En alrededor del 85 por ciento de pacientes que finalmente son diagnosticados con esclerosis múltiple, el primer evento clínico es un episodio de remisión agudo y normalmente espontáneo que sugiere una lesión en el sistema nervioso central conocido como síndrome aislado clínicamente.

Sin embargo, no todos los pacientes con este síndrome desarrollan esclerosis múltiple y en aquellos que lo hacen el pronóstico es muy variable. Por ejemplo, después de 15 a 20 años del inicio clínico, alrededor de la mitad de ellos tendrá una discapacidad importante y hasta una tercera parte tendrá poca o ninguna discapacidad. Las evidencias clínicas y de imágenes de resonancia magnética (IRM) sugieren que el tratamiento precoz puede prevenir o retrasar la acumulación de daño neuronal irreversible.

El ensayo se realizó en 80 localizaciones de 16 países y participaron 481 pacientes con síndrome clínicamente aislado que fueron asignados de forma aleatoria a recibir acetato de glatiramer por vía subcutánea o placebo durante 36 meses a menos que desarrollaran la forma clínica definitiva de esclerosis múltiple.

Según los investigadores, el acetato de glatiramer redujo el riesgo de desarrollar la enfermedad de forma definitiva alrededor de un 45 por ciento en comparación con el placebo. En un 25 por ciento de los pacientes que desarrollaron la enfermedad, el tiempo hasta que les fue diagnosticada fue del doble que el de los pacientes que tomaron placebo, que sufrieron el trastorno antes de un año en vez de los dos años de los que dispusieron quienes tomaron acetato de glatiramer.

Los autores indican que la solidez de los resultados positivos se vieron además apoyados por la eficacia del acetato glatiramer para reducir todas las medidas en las IRM de la actividad de la enfermedad.

En un análisis posterior basado en los pacientes que completaron los dos años del estudio sin ser diagnosticados con esclerosis múltiple clínica, los investigadores descubrieron una reducción significativa del número acumulativo de nuevas lesiones en pacientes que recibieron el acetato de glatiramer en comparación con el placebo.

Según los autores, estos resultados reiteran la importancia clave de un tratamiento temprano de la esclerosis múltiple para contrarrestar la acumulación de daños nerviosos irreversibles. Además, para los investigadores el estudio determina que el acetato de glatiramer es una opción para los pacientes con síndrome clínicamente aislado que eligen comenzar el tratamiento de forma temprana para mejorar el control del proceso subyacente de la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *