Termina el segundo año hidrológico más seco de la década, con un 13 por ciento menos de lluvias

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

El año hidrológico (1 octubre 2008 a 30 de septiembre 2009) termina hoy como el segundo más seco de la década, ya que durante este periodo cayeron 554 litros por metro cuadrado, siendo lo normal 638 litros por metro cuadrado. Es decir que se registró un 13 por ciento de déficit de precipitaciones, a fecha de 22 de septiembre, según datos a los que ha tenido acceso Europa Press.

Así, el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Ángel Rivera, señaló a Europa Press que las lluvias tuvieron un reparto desigual en España, con déficit de lluvias en la vertiente atlántica y con más lluvias de las habituales en vertiente este de España.

Mientras, el año hidrológico de 1999 (entre el 1 de octubre de 1999 y el 30 de septiembre de 2000) cayeron 582 litros por metro cuadrado; 872 litros por metro cuadrado en el año 2000; 596 litros por metro cuadrado en 2001; 739 litros por metro cuadrado en 2002; 724 litros por metro cuadrado en 2003; 431 litros por metro cuadrado en 2004; 598 litros por metro cuadrado en 2005; 721 litros por metro cuadrado en 2006 y 607 litros por metro cuadrado en 2007, siendo el valor medio anual, 670 litros por metro cuadrado.

EN LÍNEA CON EL CAMBIO CLIMÁTICO

Para el portavoz de cambio climático de Ecologistas en Acción, Pablo Cotarelo, un hecho puntual como este no se puede achacar directamente al cambio climático, pero la reducción de las precipitaciones de agua disponible para el consumo humano está «dentro de las predicciones científicas» que advierten de un descenso de lluvias en Europa y, «en concreto» para España. En declaraciones a Europa Press incidió en que los fenómenos extremos, como las fuertes lluvias de los últimos días en el sur y sureste español, «aumentarán en frecuencia e intensidad». «En nuestra opinión, va en la línea de lo que dictan los estudios científicos», añadió.

Por su parte, la encargada de cambio climático de WWF, Mar Asunción, subrayó que es «muy importante» que se tomen en cuenta estos datos para que los líderes mundiales tomen «medidas ambiciosas y decisivas» para frenar el proceso. Así, indicó que aunque en España hay más «capacidad» de adaptarse a un descenso de la disponibilidad de agua que otros países con menos recursos, hay que ver hasta qué límite y aseguró que se trata de «un indicador de los muchos que se verán a consecuencia del cambio climático».

Igualmente, el responsable de las campañas de agua de Greenpeace, Julio Barea, subrayó que este es uno de los años más secos de las últimas décadas e insistió en que desde la «pertinaz» sequía de 2004, el dato de 2008 es «muy bajo», lo que concuerda con las predicciones climáticas para la Península Ibérica, que apuntan a un aumento de las temperaturas medias y la disminución significativa de las precipitaciones. En ese sentido, criticó que en España «se dilapidan» los recursos hídricos a pesar de que es el país con mayor número de embalses por millón de habitantes del planeta.

«Para evitar un futuro problema, se debería reducir drásticamente las emisiones, apostar por las energías que no emitan dióxido de carbono (CO2) y gestionar de forma coherente los recursos hídricos porque la Humanidad pudo vivir hasta el siglo XIX sin electricidad, pero nunca se ha podido vivir sin agua», concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *