Expertos proponen una marisma en Tablada (Sevilla) por la mitad de precio que costaría un «parque forestal equipado»

Aseguran que la intención del Ayuntamiento de convertir Tablada en espacio verde no es factible por su elevado número de hectáreas

SEVILLA, 25 (EUROPA PRESS)

Un grupo de expertos en ecología, arquitectura, economía y abogacía presentaron hoy una iniciativa «independiente» basada en la creación de marismas en el espacio deshabitado de Tablada, propuesta que según estos expertos, costaría entre 35 y 50 millones de euros, la mitad de lo que acarrearía convertir esta zona en parque forestal.

En rueda de prensa, uno de los representantes de este colectivo, el arquitecto José María de Cárdenas, advirtió de que con esta idea se persigue descifrar lo que realmente necesitan los ciudadanos de Sevilla, porque estos suelos que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) califica como zona verde son una «palanca de futuro para el desarrollo de la ciudad». En ese sentido, defendió la viabilidad del proyecto sin necesidad de modificar el planeamiento urbano, porque «hay otras formas de pensar en Tablada».

Además de los beneficios ecosociales que esta propuesta conlleva, los expertos contemplan ventajas de tipo económico con respecto a la creación de un parque forestal. Para empezar, de llevar a cabo la idea que hoy presentaron, esto se traduciría, según el economista Rafael Salgueiro, en «la mitad de coste, y la mitad de problemas para su financiación».

Por otra parte, Salgueiro anunció que «no hemos contemplado edificabilidad», aunque aun así, reportaría mayores beneficios que si se construyese la «Tablada verde» propuesta por el gobierno municipal, ya que supondría el «atractivo de una marisma pegada a la ciudad», con el consecuente «aumento de pernoctaciones» en Sevilla, ya que a la ciudad acudiría un nuevo sector turístico interesado en este nuevo ecosistema, el cual ayudaría a prolongar la estancia de los viajeros. Además, supondría un «arma para luchar con otras ciudades, tales como Madrid, que quiere acoger las olimpiadas de 2016».

De esta forma, afirmó De Cárdenas, se devolvería a la ciudad las marismas que en su día perdió y que están reflejadas en grabados del siglo XVI, teniendo «más de 500 hectáreas inundadas por el río Guadalquivir». Se crearía, así, un ecosistema donde cupiesen las aves –entre ellas flamencos–, tal y como ocurre en el Parque Natural de Doñana, puesto que «en el momento que hay agua, aparece fauna», no distinguiendo el animal «si están en Doñana o en Tablada», pues «hay 25 escasos kilómetros» de un punto a otro.

Sin embargo, este hecho no descarta que en el espacio también tenga cabida un espacio verde a lo largo de 50 hectáreas, quedando así un espacio en el que «lo importante es la calidad de vida» que aportaría, un «valor incalculable», apostilló el experto en agricultura ecológica Francisco Casero.

INICIATIVA «DESDE ABAJO»

Estos expertos creen de manera fehaciente que se trata de un «tema que afecta a toda la ciudad», por lo que quieren, dijo De Cárdenas, que «no sea un proyecto cerrado», y creen que es el momento de «hacer otro tipo de proyecto, de gestionarlo de abajo hacia a arriba, y no de arriba hacia abajo», haciendo alusión a que la iniciativa parta del pueblo, de los ciudadanos.

Así, creyeron conveniente «abrir un debate para crear un espacio que esta ciudad necesita», como señaló el experto en agricultura ecológica Francisco Casero. Algo que el abogado Francisco Mesonero ratificó asegurando que les gustaría que «sobre esta idea, sean los propios ciudadanos los que planteen ideas para que el futuro de Tablada sea el que los ciudadanos quieran», y que no se decida, como ocurre habitualmente, «en un pleno del Ayuntamiento».

VALOR DEL ECOSISTEMA

Según indicó Francisco Casero, el hecho de crear marismas en Tablada supone un avance ecológico con respecto al proyecto que se pretende llevar a cabo en la actualidad de «Tablada verde».

De hecho, aumentaría la absorción de dióxido de carbono, la biodiversidad –al incorporarse al espacio aves, insectos y otros organismos–. Por otra parte, se incrementaría el balance hídrico del río Guadalquivir, y crecería la «disminución de la temperatura ambiental en Sevilla».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *