Sólo la mitad de los españoles se somete a revisiones urológicas anuales a partir de los 50, según un estudio

Expertos recomiendan un mayor control para detectar precozmente cáncer de próstata, en el marco del Día Europeo de la Salud Prostática que se celebra mañana

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Sólo la mitad de los españoles de más de 50 años se someten cada año a una revisión urológica, a pesar de que es partir de esa edad cuando aumenta el riesgo de padecer cáncer de próstata y es el urólogo el facultativo encargado de realizar su diagnóstico precoz, según los datos del estudio «El conocimiento del cáncer de próstata entre los hombres españoles» realizado por el Círculo de Braquiterapia Prostática (CBP) presentados con motivo del Día Europeo de la Salud Prostática, que se celebra mañana martes 15 de septiembre.

Los principales motivos alegados para no acudir al urólogo por los más de 800 hombres de más de 50 añós que participaron en dicha encuesta fueron el desinterés (30%), el desconocimiento (11%) y el miedo (4%), pese a los cuales el 72 por ciento de los encuestados reconoce la importancia del cáncer de próstata, y que se trata del segundo tipo de tumor que mayor índice de mortalidad provoca entre los hombres españoles, después del de pulmón.

Ante esta situación, este grupo de expertos advierte de la necesidad de que los hombres españoles asuman la visita al urólogo en su rutina de vida, del mismo modo que las mujeres acuden periódicamente al ginecólogo, para así diagnosticar algunos trastornos tan graves como el cáncer de próstata, que con una detección precoz y la aplicación del tratamiento adecuado, las posibilidades de curación aumentan en un 85 por ciento, así como la calidad de vida del paciente.

Según advierte el CBP en un comunicado, «si se siguen las recomendaciones médicas para detectar precozmente el cáncer de próstata, no sólo aumentan considerablemente las posibilidades de curación, sino también la calidad de vida del paciente, ya que podrían aplicarse tratamientos menos agresivos para combatirla, como la braquiterapia».

Esta técnica consiste en la implantación de semillas radioactivas de Iodo-125 directamente en el interior de la próstata, lo que disminuye notablemente la posibilidad de que la radiación alcance los órganos sanos adyacentes (recto y vejiga).

EFICACIA DE LA BRAQUITERAPIA

Recientemente se ha demostrado que la braquiterapia es la técnica más eficaz para lograr una mejor calidad de vida del paciente, frente a otros procedimientos convencionales, como la radioterapia y la prostatectomía. De hecho, se ha determinado que la braquiterapia reduce en gran medida los efectos secundarios habituales en los otros procedimientos, tales como la impotencia y la incontinencia urinaria.

La braquiterapia es, por lo tanto, «un tratamiento menos agresivo para el paciente y asegura una mejora en su calidad de vida», aseguran los expertos en un comunicado, pero para ello «es clave una visita a tiempo a un especialista».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *