WWF advierte de que el alimoche corre “serio peligro” en su ruta migratoria por Andalucía

La organización subraya que Andalucía es la única comunidad de España en la que esta especie se encuentra “en peligro crítico de extinción”

SEVILLA, 8 (EUROPA PRESS)

La organización ecologista WWF advirtió hoy de que el alimoche corre “serio peligro” en su ruta migratoria por Andalucía, donde la especie está “prácticamente extinta”, sobre todo en la provincia de Granada. Así, indicó que, desde 1995 “se han contabilizado alrededor de medio centenar de alimoches muertos por envenenamiento en toda la Península”.

Igualmente, la organización lamentó en un comunicado que las provincias de Cádiz y Málaga “también han visto sus números reducidos a la mitad en los últimos años en gran parte por el uso indiscriminado de cebos envenenados en cotos de caza”. La muerte de Melenas, uno de los alimoches anillados por WWF en la campiña gaditana, es uno de los “ejemplos mejor documentados de la grave situación que atraviesan los alimoches en esta zona”, según indicó.

En términos generales, según destacó, en las últimas décadas el alimoche ha sufrido un “descenso en picado” en la península Ibérica, debido a una serie de amenazas como “choques contra tendidos eléctricos o aerogeneradores”, siendo su “pero enemigo el veneno, cuyos efectos se han agudizado en los últimos años”.

Según informó WWF, Atlas y Vega, dos ejemplares de alimoche de la zona del Parque Natural de las Hoces del Riaza (Segovia), han sido marcadas por primera vez con transmisores vía satélite. Concretamente, Atlas, ha alzado ya el vuelo para pasar los próximos meses en sus cuarteles de invierno del África subsahariana.

Así, el ejemplar ha realizado un “vuelo espectacular” directamente hacia el sur, pasando “en tan sólo dos días” del sur de la provincia de Segovia a sobrevolar la cordillera del Rif marroquí. En su ruta, se ha detenido en algunas de las zonas “mejor conservadas” de monte mediterráneo de Andalucía, como Sierra Morena y los Alcornocales, precisó.

Asimismo, apuntó que, gracias a su “rápido vuelo, ha sorteado algunos de los grandes peligros, como el uso ilegal del veneno, los tendidos eléctricos, o los aerogeneradores”. En los próximos seis meses Atlas vivirá en los países subsaharianos, un lugar donde hasta la fecha “se perdía la pista de estos singulares animales y donde ahora, gracias a las nuevas tecnologías empleadas por WWF, será posible seguir su evolución”, manifestó.

En este sentido, la organización informó de que el viaje a África de estas rapaces podrá ser seguido por cualquier persona a través de la página web de la organización, que ofrece la posibilidad de conocer el lugar exacto de su ubicación las 24 horas del día, así como detectar posibles incidencias que, como el veneno, han colocado a estos animales en “serio peligro de desaparición”, informó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *