El glaciar de Maladeta en el Pirineo aragonés continúa perdiendo parte de su masa, según estudio promovido por la UNESCO

HUESCA, 2 (EUROPA PRESS)

El glaciar pirenaico de Maladeta, ubicado en el valle del río Ésera en el Pirineo aragonés, sigue perdiendo masa, según un informe publicado por el Centro Mundial de Monitorización de Glaciares (WGMS, siglas en inglés) de Zurich (Suiza) y promovido por la UNESCO, que atestigua que los glaciares del mundo han seguido perdiendo masa durante los periodos de observación 2005/2006 y 2006/2007.

El estudio, cuyas conclusiones dio a conocer recientemente la Asociación Globalízate, se ha efectuado sobre 100 y 80 glaciares de todo el mundo, en cada periodo respectivamente, y ha puesto de manifiesto que ha habido una reducción del espesor de los glaciares de 1,3 metros de agua equivalente en el primer periodo (2005-2006) y de 0,7 metros, en el segundo (2206-2007).

Los datos confirman “la tendencia global hacia una pérdida acelerada de hielo durante las últimas décadas” y desvelan, además, “una pérdida del espesor acumulado de los glaciares de referencia, desde 1980, de al menos 11,3 metros de agua equivalente”.

El glaciar Maladeta (3.308 metros de altitud) usado por el WGMS como glaciar de referencia en España, también pierde masa y “muestra, en su parte más occidental, un aspecto cada vez más degradado, tendente a transformarse en un helero estático próximamente”, según reveló el informe del WGMS.

La parte oriental del glacial, por el contrario, “aún exhibe un apreciable dinamismo, con desarrollo de grietas de tracción longitudinales y transversales de anchura y profundidad métricas en sus tramos proximal y medio”. Aunque la pérdida de espesor en el lóbulo central de esta sección oriental resulta “muy evidente”, apuntaron las mismas fuentes.

Por su parte, el integrante de Globalízate, Mario Cuellar consideró en declaraciones a Europa Press, que “el retroceso de los glaciares tendrá graves repercusiones en el suministro de agua de zonas densamente pobladas, donde los cultivos dependen de estos aportes”.

Además, Cuellar indicó que esta pérdida de masa “contribuye al aumento del nivel del mar y provoca una alteración del equilibrio biológico de estas zonas de alta montaña, muy sensibles ante cualquier cambio”.

Mario Cuellar señaló que la pérdida de masa del Madaleta supone “una gran pérdida de la riqueza biológica de los Pirineos”, e informó de que en el periodo de 2005-2006, el glaciar pirenaico perdió 1.783 metros de agua equivalente, medida que representa en metros el grosor de la capa de hielo perdida. Mientras que en el periodo de 2006-2007 perdió 947 metros de agua equivalente.

“Si en 1820 el glaciar de Maladeta ocupaba 152 hectáreas, en la actualidad son 54, es decir que ha perdido el 35 por ciento de su superficie”, apuntó Cuellar, quien añadió que según “diversos estudios de proyección se estima que el glacial desaparezca hacia el año 2050”.

El portavoz de Globalízate mostró su convencimiento de que “estos cambios, que en los últimos años han experimentado las zonas nevadas y los glaciares, son elementos claves que reflejan el calentamiento global de origen antropogénico que está sufriendo nuestro planeta”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *