Los plásticos se descomponen en el océano con velocidad, al contrario de lo que se creía, y liberan sustancias tóxicas

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

Los plásticos se descomponen en el océano con “sorprendente velocidad”, a pesar de tener fama de ser prácticamente indestructibles, al tiempo que liberan sustancias potencialmente tóxicas en el agua, según un estudio presentado en la Reunión Nacional de la American Chemical Society (ACS).

Así, en la primera investigación para examinar lo que ocurre a través de los años en grandes cantidades desechos plásticos que flotan en los océanos del mundo, los científicos calificaron el descubrimiento como “sorprendente”. Los científicos siempre cree que los plásticos en los océanos eran antiestéticos, pero sobre todo un peligro para los animales marinos que se enredan en los plásticos o se los comen.

“Encontramos que en el mar de plástico se descompone en realidad, ya que está expuesto a la lluvia y el sol y otras condiciones ambientales, dando lugar a otra fuente de contaminación mundial, que seguirá en el futuro”, explicó el investigador principal estudio, Katsuhiko Saido.

En este sentido, indicó que el poliestireno comienza a descomponerse en el plazo de un año y libera componentes en mar abierto, influyendo por tanto a la vida marina. Además, recordaron que “el volumen de plásticos en los océanos es cada vez mayor”, de manera que la descomposición de productos sigue siendo “un problema potencial”, a su juicio.

En este sentido ejemplificaron que, cada año, 150.000 toneladas de desechos de plástico, en forma de espuma de poliestireno llegan a las costas de Japón por sí solos o que el llamado “Gran Parche de Basura del Pacífico”, entre California y Hawai, llegó a ocupar el doble del tamaño del estado de Texas, principalmente con residuos plásticos.

Saido indicó que su equipo se encontró con que cuando las emisiones de plástico se descomponen causan contaminación adicional a través de las sustancias que generan: “bisphenol A” (BPA) y “PS oligomer”. Además, también señaló que, generalmente, el plástico no se descompone en el cuerpo del animal después de que éste lo haya ingerido.

El BPA y “oligomer PS” son fuentes de preocupación para los científicos, ya que pueden perturbar el funcionamiento de las hormonas en los animales y pueden afectar seriamente a los sistemas de reproducción. Algunos estudios sugieren que el nivel de exposición a BPA liberado de ciertos envases de plástico y los revestimientos de latas puede tener efectos adversos para la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *