Las “Lágrimas de San Lorenzo” se verán en España del 11 al 13 de agosto, aunque este año “serán menos”, según experto

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

La intensidad y el número de Perseidas, más conocidas como las “Lagrimas de San Lorenzo” llegarán a su culmen entre el 11 y el 13 de agosto, un el fenómeno, que se produce todos los años cuando la Tierra “corta”, atraviesa o pasa cerca de la órbita del cometa “Swift-Tuttle” que desprende restos o meteoros. Es entonces cuando se producen las “lágrimas” que, sin embargo este año no tendrán desde España una visión “muy favorable”, según explicó a Europa Press el doctor en astrofísica del Instituto de Ciencias del Espacio y miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Ricardo Casas.

Casas señaló que las Perseidas se ven cada año en torno a las mismas fechas y en esta ocasión el momento de mayor observación será el día 12 de agosto entre las 19.30 y las 22.00 horas. “Aunque este año no será favorable para su visión desde España, no quiere decir que no se puedan ver, sino que se observarán menos, porque además la luna estará en cuarto menguante, lo que disminuirá las posibilidades”, indicó el científico que acotó que, por el contrario, los lugares más favorables serán desde Grecia hasta Asia Central.

Además, afirmó que el fenómeno de las “Lagrimas de San Lorenzo” se observa desde finales de julio a finales de agosto y que en estos momentos el ritmo es de 15 meteoros por hora, algo que irá aumentando hasta el 12 de agosto. “Deben observarse a simple vista, aunque éste no sea un año muy afortunado en ese sentido”, acotó.

“La gente está acostumbrada a verlas como si fuera una película, pero pocas veces pasa eso”, advirtió Casas que recomendó acudir a un lugar oscuro, como zonas de playa o montaña donde no haya luces ni linternas, así como “mucha paciencia”. También, aconsejó utilizar una tumbona o un saco de dormir y tumbarse en el suelo, mirar al cielo, enfocar los ojos “al infinito” hasta que aparezca alguna lágrima. Por contra, dijo que “las ciudades no sirven” porque la luz provoca que el cielo sea muy brillante y no se puedan ver.

Asimismo, concretó que el cometa “Swift-Tuttle” fue descubierto en 1862 y la última vez que fue observado desde España fue en 1992, provocando en el agosto siguiente un “pico de actividad” en el que pudieron observar meteoros al ritmo de 300 por hora –si el observador “no se pierde ninguna” y con su vista abarca todo el cielo–. Sin embargo, este cometa tiene un periodo de entre 120 y 130 años, por lo que no volverá a pasar “más o menos cerca” hasta el año 2122. Y es que, el astrofísico acotó que, a medida que van dando vueltas, los cometas van formando partículas que se convierten en “estos enjambres” que cada año se pueden observar en agosto, precisamente en torno a los días de mayor calor, cuando se celebra la festividad de San Lorenzo.

Por otro lado, recordó que a lo largo del año se producen otras “lluvias de estrellas”, como las Leónidas en noviembre o las Gemínidas, en torno al 14 de diciembre. Estas últimas son meteoros “muy brillantes” y que se producen a horas tempranas, por lo que no hay que trasnochar “tanto”, mientras que las horas más favorables para las Perseidas son entre la una y las dos de la madrugada.

El experto del CSIC también se refirió a algún rumor cibernético que apunta a que el próximo 27 de agosto se podrá ver Marte. A ese respecto, Casas dijo que el rumor es “falso”, porque Marte tiene un tamaño como la mitad de la Tierra y cuando está más cerca permanece a 56 millones de kilómetros de distancia. En es caso, dijo que “se vería como un puntito”, mientras que en estos momentos Marte sale por el horizonte a las 04.30 horas y el día citado la luna estará además en cuarto creciente, condiciones no óptimas para divisar el planeta rojo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *