El Reina Sofía (Córdoba) emplea por primera vez una técnica que hace la funciones de corazón y pulmones

CÓRDOBA, 31 (EUROPA PRESS)

El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha empleado por primera vez en un centro público andaluz la Terapia de Oxigenación por Membrana Extracorpórea (ECMO), un equipo de soporte cardiopulmonar dirigido al tratamiento de problemas cardiacos y respiratorios de extrema gravedad y que permite hacer de forma temporal ambas funciones cardíaca y pulmonar.

En concreto, esta técnica está encaminada a ganar tiempo hasta que los órganos enfermos del paciente mejoren. Así, las principales indicaciones de uso de este sistema son el pre y postrasplante cardiaco, tras una cirugía compleja de corazón y después de un trasplante pulmonar con disfunción del injerto.

De hecho, el soporte de asistencia circulatoria y respiratoria se ha usado en este hospital en las últimas semanas en dos pacientes, según informó hoy este hospital, que concretó que el soporte se empleó en primer lugar en un niño trasplantado de corazón tras una disfunción primaria del injerto. Posteriormente, se ha utilizado en un adulto que se encontraba en «código cero» para un trasplante cardiaco, que estuvo conectado a este dispositivo durante 12 horas.

A este último paciente le permitió aguardar su tratamiento definitivo, que fue el injerto, en mejor situación clínica y actualmente se recupera en planta de hospitalización tras salir de la UCI hace unos días. En el caso del niño, aunque el soporte realizó correctamente su función, el pequeño falleció más tarde debido a su situación de extrema gravedad.

El director de la Unidad de Gestión Clínica Cirugía Cardiovascular, Ignacio Muñoz y el director del programa de trasplante cardiaco, José María Arizón, explicaron que los resultados logrados son «alentadores», si bien puntualizaron que la supervivencia tras el uso de esta técnica «depende en gran medida de que se aplique en el momento adecuado y de forma precoz, poco antes de que el fallo respiratorio o cardiaco dañe los órganos de forma irreversible».

Esta técnica de soporte cardiaco y respiratorio se implanta habitualmente en quirófano y en ocasiones en la UCI. En el tratamiento del paciente que recibe este soporte participa un equipo multidisciplinar de profesionales con amplia experiencia entre quienes se incluyen intensivistas de adultos e infantiles, cardiólogos, anestesistas, perfusionistas y personal de enfermería y auxiliares.

En estos momentos, los profesionales del hospital Reina Sofía elaboran un protocolo con el fin de ampliar las indicaciones de este dispositivo de asistencia respiratoria y cardiaca para que también se puedan beneficiar de él pacientes trasplantados de pulmón con disfunción inicial del injerto, en postoperatorios de las cardiopatías congénitas complejas y en personas con patologías respiratorias primarias.

EN QUÉ CONSISTE EL DISPOSITIVO

El dispositivo, que consta de un mecanismo artificial externo al paciente que funciona como soporte de la función respiratoria y circulatoria, consiste en una bomba centrífuga que aspira la sangre de las cavidades derechas del corazón. Luego un oxigenador la devuelve ya oxigenada y regresa por el mismo dispositivo hacia las cavidades izquierdas cardiacas. Es así como este dispositivo realiza las funciones del corazón y de los pulmones.

El implante del dispositivo puede realizarse a través de una incisión en la ingle a la altura de los vasos femorales, un acceso más cómodo y menos invasivo para el paciente que la apertura del tórax, aunque en los casos en que no sea posible se realiza una toracotomía, para poder abrir el tórax y realizar una cirugía convencional.

MANEJO DE SITUACIONES DIFÍCILES

La base de la ECMO utiliza el principio de la circulación extracorpórea, que es usada habitualmente para la cirugía cardiaca convencional. El perfeccionamiento de este modelo extracorpóreo, así como el desarrollo tecnológico, ha posibilitado su realización de forma rápida y segura para el tratamiento de situaciones clínicas de difícil manejo que se emplea en pacientes con una alta tasa de mortalidad.

Con la incorporación de la ECMO, este complejo sanitario cuenta con nuevas técnicas de asistencia externa respiratoria y circulatoria a corto plazo. Concretamente, se disponen de dos equipos de estas características, el que ya se ha usado en estos dos primeros casos y otro se similares características que se pondrá en marcha en las próximas semanas. Los especialistas estiman que el ECMO se podrá usar anualmente en al menos una decena de pacientes.

Además, el hospital ha usado reciente un sistema de asistencia ventricular pionero en Andalucía que funciona como dispositivo a medio plazo, más conocido como corazón artificial Berlin Heart. El hospital Reina Sofía es centro de referencia para el tratamiento de cardiopatías congénitas, para trasplante pulmonar adulto e infantil y para trasplante cardiaco infantil a nivel nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *