La osa Tola pasará el período de hibernación sola en un cercado y Furaco continuará al menos hasta septiembre en Asturias

OVIEDO, 31 (EUROPA PRESS)

La osa Tola será trasladada al cercado del Monte Fernanchín en el mes de septiembre, donde pasará sola el período de hibernación. Así lo decidieron hoy los representantes de la consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras, de la Fundación Oso de Asturias, y del equipo de científicos que asesoran al programa de Reproducción de las osas Paca y Tola. Por su parte, Furaco, el oso cedido a Asturias por el parque de Cabárceno, permanecerá en el Principado al menos hasta septiembre.

Según informó el Principado en nota de prensa, habrá que esperar al próximo mes de mayo para confirmar si Tola, la única osa que tiene posibilidad de estar preñada, ha tenido crías. El futuro del oso Furaco y de la osa Paca se decidirá en la próxima reunión de Medio Ambiente con el equipo científico del Proyecto de Reproducción

La reunión de hoy es fruto de una decisión tomada en un encuentro anterior, en el que se había emplazado la decisión del futuro de los animales para el mes de julio, ya que los expertos aconsejaban tener a los osos en el mismo cercado hasta esta fecha.

En el encuentro, celebrado en la sede de la Consejería de Medio Ambiente, estuvieron presentes la Viceconsejera de Medio Ambiente, Belén Fernández, y el director de Biodiversidad y Paisaje, José Félix García, por parte de al Consejería. Carlos Zapico, director de la Fundación Oso, asistió en representación de esta entidad, así el cuidador de osas, Roberto García. Como expertos, acudieron Luis Angel, de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de León, y el jefe de la Unidad de Veterinaria del Parque de Cabárceno, Santiago Borragán.

Todos los asistentes constataron “el éxito y el buen desarrollo del Programa hasta la fecha”, ya que al haberse producido montas a la osa Tola durante estos meses, puede caber la posibilidad de gestación en el animal.

Además, el equipo de científicos destacaron que, tanto en un proceso poco habitual en plena naturaleza como en aquellos animales que se crían en cautividad, existe un riesgo de depredación entre las hembras que no han parido crías.

Ante estos hechos, se ha decidido que no se debe reforzar la relación entre las dos osas, por lo que en septiembre se procederá al traslado de Tola al cercado del Monte Fernachín, recinto donde ha pasado la mayor parte de su vida.

Belén Fernández destacó que “la razón fundamental para el traslado de la osa es ese riesgo de depredación por parte de su hermana hacia los posibles oseznos”. Sin embargo, la consejera de Medio Ambiente señaló que existen otra serie de ventajas que aconsejan ese proceder, como “el mayor espacio de territorio para reconocer nuevamente, ya que lo conoce y hay una mayor cantidad de comida en esa zona”.

El proceso de traslado se llevará a cabo en el mes de septiembre ya que, según Belén Fernández, “durante el mes de agosto, el cercado dónde actualmente se encuentran los animales, situado en Proaza, recibe una gran afluencia de visitantes, lo que supone un aporte al desarrollo socioeconómico de toda la zona”.

Además, añadió que la decisión de ser agosto o septiembre el mes elegido “no supone riesgo alguno para Tola”.

Desde la Fundación Oso Pardo de Asturias, su director, Carlos Zapico, puntualizó que si hubiese gestación “la implantación embrionaria se produciría en noviembre y el parto de estos animales suele ser en enero”. Por esta razón, Tola permanecería en la osera hasta el mes de mayo, “fecha en que las crías ya han adquirido mayor tamaño y volumen para salir al exterior”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *