Ocho de cada diez hipertensos interrumpe su tratamiento de forma total o parcial durante las vacaciones de verano

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Ocho de cada diez hipertensos interrumpe su tratamiento de forma total o parcial durante las vacaciones de verano, según un trabajo realizado por el Grupo de Trabajo sobre Cumplimiento de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), cuyos resultados demuestran que el uso de revistas educativas mejora significativamente el cumplimiento de los pacientes hipertensos y, por ende, el control de la enfermedad.

Según la responsable del Club del Hipertenso de la Sociedad Española de Hipertensión y Liga para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), la doctora Nieves Martell, «se estima que ocho de cada pacientes hipertensos interrumpen total o parcialmente su tratamiento durante las vacaciones de verano lo que produce, como consecuencia, una subida de tensión sistemática».

Los expertos señalan que aunque el calor provoca una bajada de la presión arterial generalizada, hay que saber que si no viene acompañado de sintomatología (fundamentalmente mareos) no tiene mayor importancia y no obliga a adoptar ninguna medida, ni interrumpir el tratamiento farmacológico.

Por otro lado, los datos del estudio revelaron que de los 393 pacientes que lo concluyeron, fueron cumplidores del total de dosis el 83,2 por ciento del primer grupo, frente al 49,2 por ciento del segundo; y cumplidores diarios el 74 por ciento del primero, frente al 42,6 por ciento del segundo o grupo control.

Además, el control de la hipertensión fue del 81,6 por ciento en los pacientes en los que se utilizó la revista educativa y del 56,3 por ciento en los que no, y concluyó así que la revista educativa ha demostrado ser una estrategia eficaz para disminuir el incumplimiento y mejorar el grado de control de la enfermedad.

El coordinador del grupo, el doctor Emilio Márquez, señaló que «el objetivo de esta investigación era comprobar la eficacia del uso de una herramienta como una revista educativa en el cumplimiento antihipertensivo de la HTA no controlada».

La revista educativa, además de formar y educar a los hipertensos, proponía a los pacientes una serie de tareas que tenían que llevar a cabo entre una visita al médico y la siguiente. «Estos ejercicios han facilitado, por una parte más información a los especialistas sobre las cifras de presión arterial de los pacientes y datos de las medidas higiénico-dietéticas llevadas a cabo por éstos y con las que poder basar sus decisiones diagnósticas y terapéuticas; y por otra parte conocer la influencia que sobre el médico ha ejercido el paciente al ofrecerles datos de su buen o mal control», explicó el doctor Márquez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *