El Museo Altamira presenta hoy una muestra que dará a conocer un proyecto de cooperación en Amambay (Paraguay)

SANTANDER, 21 (EUROPA PRESS)

El Museo de Altamira presenta esta tarde, a las 19,00 horas, la exposición temporal que dará a conocer el proyecto de cooperación cultural y científico desarrollado por el Museo en Amambay (Paraguay), y los resultados de la investigación arqueológica y del arte rupestre.

A dicho acto asistirán el delegado del Gobierno, Agustín Ibáñez, el Consejero de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Javier López Marcano, y el alcalde de Santillana del Mar, Isidoro Rábago.

Según explicó el Museo, en la primavera de 2008, un equipo multidisciplinar del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira se desplazó al departamento de Amambay, Paraguay, para el estudio de la arqueología y arte rupestre del abrigo Itaguy Guasu, situado en el cerro Jasuka Venda, propiedad legítima y legal de los Paî Tavyterâ; fue la actividad principal del proyecto de cooperación cultural y científica «Patrimonio cultural del pueblo Paî Tavyterâ en Jasuka Venda».

Los Paî Tavyterâ son una etnia guaraní, unas 12.000 personas, residentes en unas 50 comunidades de Amambay (Paraguay). A iniciativa de la Asociación de Comunidades Indígenas Paî Retâ Joaju, y con la ONG Servicio de Apoyo Indígena, el Museo de Altamira ha realizado el estudio del patrimonio arqueológico en el territorio propiedad de los indígenas.

El proyecto ha sido subvencionado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), y ha contado con la implicación de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales del Ministerio de Cultura.

Jasuka Venda es el cerro sagrado de los Paî Tavyterâ, en guaraní, el Pueblo del Centro del Mundo. Ñame Ramoi, Dios Creador y Gran Abuelo, inició en el Jasuka la creación de todo, de la tierra y de lo que la habita, y los Paî Tavyterâ son los guardianes de este cerro primigenio, del centro del mundo.

El cerro alberga varios abrigos con un arte rupestre caracterizado por la representación de pisadas de animales y de humanas, grabadas junto a otros signos. La investigación ha permitido el estudio de uno de los sitios más espectaculares (con 60 m de desarrollo, 260m2 de superficie grabada y 1.353 motivos registrados), así como una aproximación a otros sitios de la misma región, lo que ha permitido caracterizar Amambay como la región con mayor cantidad y densidad de abrigos de este tipo de arte presente en otros países de Mercosur.

MÁS DE 5.000 AÑOS

La excavación arqueológica del abrigo ha permitido datar el yacimiento en más de 5.000 años, datación conocida más antigua de poblamiento para Paraguay, un país que ahora comienza a recuperar su pasado prehistórico y un patrimonio arqueológico de enorme interés.

Se trata además de uno de los pocos enclaves donde un pueblo indígena se vincula simbólicamente con el arte rupestre; hay además una cierta coincidencia entre su sabiduría tradicional oral, su cultura inmaterial y las evidencias arqueológicas.

Los resultados científicos del trabajo han sido presentados en el Congreso Internacional de Arte Rupestre celebrado en julio pasado en Brasil. Esta exposición temporal los da a conocer en España; está prevista también en el Centro Cultural de España Juan de Salazar en Asunción (Paraguay).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *