Medio Ambiente dice que la energía nuclear es «una de las opciones» que se barajan en el cambio de modelo energético

La secretaria de Estado de Cambio Climático asegura que España está cumpliendo los plazos marcados en los retos medioambientales

SANTANDER, 21 (EUROPA PRESS)

La secretaria de Estado de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), Teresa Ribera, señaló hoy que la energía nuclear es «una de las opciones» que se barajan tanto en el cambio del modelo energético como en otros escenarios.

«Hay opiniones para todos los gustos», afirmó, al tiempo que recordó que no hay «ninguna tecnología» que tenga un coste cero y, además, «todas tienen inconvenientes». Por ello, apuntó que la clave consiste en cómo se ponderan esos inconvenientes.

Así lo manifestó en Santander, donde participó en un seminario de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) sobre los grandes retos de las políticas energéticas en Europa.

Según explicó en declaraciones a los medios de comunicación, la energía nuclear presenta «algunas ventajas» pero también inconvenientes. En este sentido, precisó que no es una energía limpia sino que genera residuos para los que no hay «soluciones definitivas».

Por ello, la secretaria de Estado de Cambio Climático opinó que la sociedad debe valorar si está dispuesta o no a «asumir los riesgos en la gestión temporal de algo para lo que hoy no se ha resuelto definitivamente».

A esto se suma la necesidad de definir las «grandes apuestas» a medio y largo plazo para satisfacer las demandas energéticas a nivel mundial, es decir, si se hace «a partir de un crecimiento impresionante de la potencia nuclear instalada o a partir de otras soluciones». Después, considera que habrá que tener en cuenta las circunstancias locales.

Así, Ribera Rodríguez señaló que más que una «decisión puntual», de lo que se trata en materia energética es de tener una «visión de conjunto» a medio y largo plazo, esto es, «hacer un análisis de cómo queremos que sea nuestro modelo energético» en el horizonte 2020-2030 y qué «peso» hay que dar a cada una de las opciones que se conocen.

A su juicio, en la actualidad es «imposible» concebir una política energética en la que no se den, de manera simultánea, la seguridad en el suministro; que tanto éste como el consumo sea sostenible desde el punto de vista ambiental y no acentúe los riesgos asociados al cambio climático, y, por último, que el modelo se caracterice por «precios asequibles».

No obstante, sobre esta última cuestión, la secretaria de Estado de Cambio Climático cree «inevitable» que se trasladen a la factura costes ambientales, que «hasta ahora» no aparecían «reflejados».

REVOLUCIÓN ENERGÉTICA

En cualquier caso, y haciéndose eco de la postura de la Agencia Internacional de la Energía, apostó por que se acometa una «revolución energética» para reducir las emisiones globales de efecto invernadero en más de un 50% para el año 2050, lo que para países industrializados supone reducir las emisiones en un 80%. Para esa fecha, según vaticinó, la energía no tendrá «nada que ver» con la energía que conocemos hoy.

Ribera aseguró en este sentido que España está «bien» situada ya que es una «potencia» en materia de energías renovables. Aún así, abogó por fortalecer la competitividad en Europa, incrementar la eficiencia energética y mejorar la red de transporte para un uso «más inteligente» de los recursos disponibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *