Caamaño inaugura el Museo de Antropología Médica y Forense con el que se rinde homenaje al profesor Reverte Coma

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, inauguró hoy el Museo de Antropología Médica y Forense, Paleopatología y Criminalística, con el que se rinde reconocimiento a la figura del profesor Reverte Coma, quien fundó en 1980 el primer laboratorio forense y paleopatología de España, en la Escuela de Medicina Legal de Madrid, en la Universidad Complutense.

Tras señalar que la suma de los conocimientos de antropología y criminalística forense de Reverte Coma está en la base de la clarificación de tantos y tantos casos, el ministro recordó que «su mirada científica, su ojo clínico, le permitió descubrir e interpretar de forma correcta y exitosa casos famosos como los del «mesón del lobo feroz» y «el mendigo de Barajas», entre otros».

Caamaño explicó que el profesor Reverte Coma mantuvo siempre en una estrecha relación la Universidad y el Ministerio de Justicia. «En este departamento de Medicina Legal –dijo– se han formado muchos médicos forenses y bajo su dirección se ha ido acumulando un capital de conocimiento y experiencia que ha enriquecido notablemente la práctica de la pericia medicolegal». «Un capital que se ha difundido a lo largo y ancho del país y que está presente en los distintos Institutos de Medicina Legal y en los laboratorios de paleopatología y antropología del territorio nacional», agregó.

El ministro indicó que el profesor Reverte es uno de los autores más solicitados del catálogo de publicaciones que edita el Ministerio de Justicia y destacó que su obra «Antropología Forense», editada en 1991, «a pesar de su carácter especializado, ha sido uno de los libros con más demanda del servicio de publicaciones del Ministerio». «Un libro por el que el tiempo no pasa porque casi veinte años después de su aparición los lectores se han seguido interesando por él en la última Feria del Libro», destacó.

El lugar donde se ubica el museo fue el espacio de trabajo del profesor Reverte hasta su jubilación, «un lugar –indicó Caamaño– que acoge pequeños y grandes recuerdos de décadas de trabajo y vocación a través de los que se puede recorrer la evolución de la paleopatología y la antropología forense del país».

En el museo se encuentran piezas anatómicas que han sido estudiadas en profundidad y que han conseguido aportar un conocimiento y una sistemática de trabajo única. Cada pieza anatómica alberga una historia propia, una historia que el profesor Reverte relataba como si fuese una novela y hacía que la estancia en este museo fuese única y transmitiera a los alumnos de las muchas facultades que han ido pasando por este museo una experiencia inolvidable. El ministro señaló finalmente que este museo «será un referente en la formación de los futuros paleopatólogos, antropólogos y médicos forenses de nuestro país».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *