Empresas murcianas implantan un sistema que controla la cadena alimentaria del tomate con inteligencia artificial

MURCIA, 5 (EUROPA PRESS)

Las empresas de Murcia, Viveros La Sala y Hortofrutícola Méndez, han implantado un sistema piloto basado en técnicas de inteligencia artificial e interoperatividad software que permitirá controlar de forma automática toda la cadena alimentaria del tomate, desde el cultivo de las semillas hasta su distribución final, conociendo el estado del producto en cada una de las fases.

Se trata de un sistema de trazabilidad que pretende lograr un mayor control de toda la cadena alimentaria de este cultivo, y obtener la mayor información posible de su calidad desde la materia prima hasta el producto final, según informaron fuentes de Ainia Centro Tecnológico en un comunicado.

Concretamente, estas dos empresas han instalado una infraestructura de software inteligente que va a permitir la recogida y el intercambio electrónico de datos e información del producto y del proceso a tiempo real.

Además, dispone de un conjunto de microdispositivos electrónicos como nanosensores y minilaboratorios en un chip de medida que recogerán parámetros como calibre, dureza, color, madurez y posibles defectos del producto.

Los primeros resultados de la implantación de estos sistemas servirán para demostrar la viabilidad de estas novedosas tecnologías, evaluar su operatividad frente a criterios como facilidad de implantación, objetividad, fiabilidad y bajo coste, así como para mejorar la operatividad del sistema implantado, explicó Ainia.

Los dispositivos piloto se han implantado también en la empresa valenciana Consum, con el objetivo de controlar de forma automática toda la cadena alimentaria del tomate, desde las semillas hasta su distribución final.

De esta manera, estas tres empresas podrán rastrear electrónicamente y de forma instantánea, tanto hacia delante como hacia atrás de la cadena alimentaria del tomate y disponer, en todo momento, de información sensible de seguridad alimentaría, proporcionando una mayor integración con todos los agentes que intervienen en el proceso de elaboración, comercialización, distribución y uso final del producto, mejorando su cooperación ante posibles incidencias alimentarias.

Ainia Centro Tecnológico, coordinador en España del pilotaje del macroproyecto Traceback, apuntó que “en un futuro, el consumidor podrá disponer, a través de un código y con el mínimo coste adicional, de información de todos y cada uno de los pasos que han seguido los alimentos en la cadena alimentaria”.

En los últimos años, la trazabilidad en el sector alimentario (control de la cadena alimentaria desde la materia prima hasta el consumo final del producto) ha sido objeto de numerosos estudios. No obstante, todavía no se ha conseguido un sistema que permita su implantación de un modo generalizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *