Médicos del Gregorio Marañón utilizan un método novedoso que cura al 90% de los niños alérgicos a la leche y al huevo

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Médicos alergólogos del Hospital Materno-Infantil Gregorio Marañón emplean un método novedoso que permite curar a niños alérgicos a la leche y al huevo a través de la inducción de tolerancia a estos alimentos con un 90 por ciento de éxito en el tratamiento, según informó la Comunidad de Madrid.

Se trata de un procedimiento terapéutico novedoso que se ha empleado, hasta el momento, en 96 niños alérgicos a la leche y 17 al huevo, todos ellos mayores de cuatro años, con alergia persistente a estos alimentos y que «han conseguido tolerarlos con normalidad, por lo que se encuentran curados».

El procedimiento consiste en inducir artificialmente la tolerancia mediante una pauta de de sensibilización que consiste en dar pequeñas cantidades de leche de vaca, que se van aumentando progresivamente hasta conseguir la cantidad de una toma habitual sin reacciones alérgicas adversas. Se realiza por vía oral de forma pautada y controlada empezando por cantidades muy pequeñas mezcladas con zumos.

A medida que el niño va tolerando esas pequeñas cantidades, éstas se incrementan para elevar el umbral de tolerancia hasta llegar a 175 o 200 centímetros cúbicos en una sola toma.

De este modo, se obtiene la tolerancia total del alimento en nueve de cada diez casos, evitándose los síntomas sufridos anteriormente por ingestión accidental, así como los problemas de restricción de alimentos y actividades que presentaban los niños y su entorno, adquiriendo una mayor calidad de vida.

La historia natural de la alergia a la leche y al huevo suele discurrir hacia la tolerancia espontánea antes de los cuatro años para la leche, y entre los cinco y los seis años para el huevo, pero si ésta se mantiene después de esa edad se convierte en alergia persistente, que llega a alcanzar al 15 por ciento de los niños alérgicos a la leche, y al 25 por ciento respecto del huevo.

Desde la consejería de Sanidad de Madrid explicaron que hasta los últimos años había dos tipos de tratamiento: la dieta de evitación de estos alimentos y los productos que los contengan, y el tratamiento sintomático de ingestiones accidentales.

Sin embargo, el 67 por ciento de los niños mayores de cuatro años con alergia a la leche ha sufrido algún episodio alérgico en los dos años previos, mientras que el 80 por ciento ha sufrido cambios en su vida diaria, y el 85 por ciento ha tenido problemas relacionados con las actividades extraescolares.

Por último, el Gobierno regional aclaró que el tratamiento «no está exento de riesgos», ya que son «inevitables» reacciones adversas durante el proceso y debe ser realizado por personal sanitario entrenado en la detección y tratamiento precoz de síntomas alérgicos, y en un lugar dotado de los medios adecuados para el tratamiento de reacciones potencialmente graves.

-. Firma: CGT .-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *