Catalogada la composición del veneno de la serpiente de cascabel norteamericana que causa más envenenamientos

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Un equipo liderado por el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Juan José Calvete, ha caracterizado la composición proteica del veneno de la serpiente de cascabel norteamericana «Crotalus atrox», que, junto a «Crotalus adamanteus», es responsable de la mayoría de accidentes por envenenamiento en EEUU.

La investigación, que aparece publicada en la revista «Journal of Proteome Research», forma parte de un proyecto más amplio que pretende entender las bases moleculares de la evolución de los venenos de este género, ampliamente distribuido en todo el continenteamericano. El estudio, según informó el CSIC, mejorará la producción y efectividad de antídotos que neutralicen la toxicidad del veneno de estas serpientes.

Este tipo de trabajos pretende desarrollar anticuerpos a la carta frente a las toxinas de los venenos de serpientes. Para ello, es necesario conocer qué tipo de toxinas hay en cada veneno. Partiendo de esta base, se podría diseñar el mínimo número de anticuerpos específicos necesarios para neutralizar la acción de cada familia detoxinas, mediante técnicas bioinformáticas basadas en sus estructuras.

«Hemos identificado mediante técnicas proteómicas qué familias de toxinas están presentes en el veneno de esta serpiente y, además, se había determinado su concentración relativa», explicó Calvete que destacó la relevancia de esta información para saber contra qué arsenal biológico se deben preparar los antídotos.

El equipo que dirige el investigador del CSIC en el Instituto de Biomedicina de Valencia (CSIC), utilizó en este trabajo una nueva metodología, que nunca se ha aplicado al estudio del veneno de serpiente. Con la técnica, basada en la química combinatoria, se han podido analizar proteínas presentes en cantidades minúsculas.

En este sentido, Calvete indicó que con esta nueva tecnología han encontrado proteínas enzimáticas implicadas en el procesamiento de algunas de las toxinas del veneno, lo que les permitirá»entender mejor su origen y su evolución».

ANTÍDOTOS DE AMPLIO ESPECTRO

Los grupos de investigación internacionales intentan definir en la actualidad qué mezcla de venenos debe utilizarse para conseguir un suero antiofídico polivalente que neutralice todos los venenos de un determinado género, como por ejemplo «Crotalus».

Estas serpientes tienen una historia común reciente pero han divergido muy rápidamente para adaptarse a gran variedad de nichos ecológicos, desde Canadá hasta Argentina. «El entendimiento detallado de la diversificación evolutiva de sus venenos es la clave para diseñar la mezcla de inmunización que contenga el mínimo conjunto noredundante de toxinas cuya neutralización bloquee las actividades letales de todos los venenos del género «Crotalus»», añadió el investigador del CSIC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *