El Principe defiende fortalecer el papel de la innovación y situarla en el «corazón del progreso de España»

El lehendakari, Patxi López, destaca que «innovar se ha convertido hoy en un objetivo de país»

BILBAO, 18 (EUROPA PRESS)

El Príncipe de Asturias, Don Felipe de Borbón, defendió hoy en Bilbao la necesidad de «fortalecer» el papel que la ciencia, la tecnología y la innovacion desempeñan en la modernización de España con el objetivo de que se situén en el «corazón mismo del progreso» del país.

Don Felipe de Borbón realizó estas manifestaciones en la capital vizcaína a donde acudió, junto con Doña Letizia, para inaugurar el IV Encuentro Nacional Fedit de Centro Tecnológicos, junto al lehendakari, Patxi López, el secretario general de Innovación del Ministerio de Ciencia e Innovación, Juan Tomás Hernani, y el presidente de Fedit, Emilio Pérez Picazo.

En su intervención, que comenzó agradeciendo «el cariño que nos han mostrado» en su llegada a Bilbao y saludando a los asistentes en euskera con un «egunon guztioi (buenos días a todos)», el Príncipe de Asturias apostó por situar la ciencia y la innovación «en el corazón mismo del progreso de España». En este sentido, señaló que la investigacion no ocupa todavía «el lugar que le corresponde en el relato de la España de hoy».

«Ha llegado el momento de fortalecer el papel que la ciencia la tecnología y la innovación desempeñan en la modernización de España, en la mayor eficiencia del modelo económico y social que el mundo necesita para relanzar nuestro progreso y bienestar», indicó el Príncipe de Asturias, quien, en su discurso, se refirió a Bilbao como «auténtico núcleo de excelencia, calidad e innovación».

Don Felipe de Borbón manifestó que éste es un «desafío» que afecta a toda la sociedad, pero, especialmente, a los agentes de la innovación como los centros tecnológicos, cuya misión consideró «insustituible», que requieren «el respaldo más amplio de nuestra sociedad para aprovechar bien las oportunidades extraordinarias que presentan».

En este sentido, destacó su labor en la potenciación de proyectos de innovación y, por tanto, en la generación de «ese conocimiento aplicado que es hoy esencial para intensificar la competitividad de las empresas, la creación de empleo y nuestra proyección internacional -económica científica, y cultural-«.

«Esa I+D+i que vuestro trabajo origina, refuerza nuestro progreso hacia la economía del conocimiento y, por tanto, es imprescindible para seguir aumentando la calidad de vida de nuestros hombres y mujeres», añadió, subrayando la importancia de la educación en este campo.

Asimismo, insistió en que «la economía del conocimiento fundamenta el progreso económico y social, tanto más necesario hoy, cuando entre todos hemos de superar la grave crisis económica que atravesamos».

El Príncipe de Asturias señaló que «es un lugar común, al analizar el estado de la ciencia y la innovación en España, concluir que todavía no ocupamos la posición que merecemos, si comparamos nuestros indicadores de I+D con otros indicadores económicos» y agregó que, «en efecto, crecen nuestra producción científica y nuestras exportaciones de alta tecnología, mientras que en las patentes de I+D+i de origen nacional tenemos todavía un amplio margen de mejora».

No obstante, indicó que, a lo largo de los treinta últimos años, el sistema de ciencia, tecnología e innovación español «no sólo ha crecido en tamaño sino que ha ganado mucho en complejidad y riqueza», de modo que se ha incrementado «de forma importante» el número de personas y organizaciones involucradas en las tareas producción, transformación y comercialización del conocimiento, así como la variedad de los agentes que realizan estas actividades.

En esta evolución, destacó el papel de «la internacionalización de nuestra I+D+i». «Durante los últimos decenios, España ha sabido abrirse cada vez más a la competencia y la cooperación internacional, incluida la cooperación en I+D, aunque todavía debamos seguir avanzando con mayor empeño en ese camino», apuntó. Asimismo, afirmó que la transformación del sistema de innovación español responde también a «la madurez que los agentes han alcanzado».

Además, advirtió de que «la evolución del sistema de ciencia e innovación muestra la importancia del trabajo en red» y aseguró que, «de la misma forma que los Centros Tecnológicos son una realidad relativamente joven en algunas zonas de España, es previsible y deseable que otros nuevos agentes se vayan sumando al tejido nacional de la innovación, haciéndolo día a día más rico».

«Apoyados en estas sólidas bases, que nuestras instituciones y nuestra sociedad han fortalecido, nos encontramos ante un nuevo y apasionante desafío: hemos de situar la ciencia y la innovación en el corazón mismo del progreso de España», insistió.

OBJETIVO DE PAÍS

Por su parte, el lehendakari, Patxi López, aseguró que el Gobierno vasco está «especialmente concienciado» en la necesidad de hacer «apuesta decidida por la innovación y la investigación, y por invertir en conocimiento y en talento», una tarea en la según destacó no se «parte de cero», ya que los centros tecnológicos vascos son «la mejor carta de presentación de este afán innovador».

López señaló que, «cuando la situación económica es mala, como ahora, hay que atender lo urgente, pero también hay que sembrar, hay que invertir en futuro, en aquellas cosas que nos pueden poner en mejores condiciones para competir en un mundo absolutamente globalizado cuando se supere la crisis».

De este modo, explicó que el Ejecutivo mantiene el objetivo de incrementar la inversión en I+D+i del 1,6 por ciento del PIB actual al 2,5 por ciento al final de la presente legislatura.

Además, advirtió de que «muchas veces» se da «un desequilibrio» entre los avances de los investigadores y las demandas reales de las empresas, por lo que «nos toca a todos encauzar este problema y dirigir a mejor puerto todo el potencial creativo».

En este sentido, destacó que la investigación no es «una lucha individual», sino que ha de verse como «una causa en la que nos impliquemos todos». «Investigar, innovar se ha convertido hoy en un objetivo de país», concluyó.

MAYOR INVERSIÓN

Por su parte, el presidente de la Federación española de Centros Tecnológicos Fedit, Emilio Pérez Picazo, destacó que el País Vasco ha sido una de las autonomías «de referencia» en el desarrollo de los centros tecnológicos e instó al nuevo Gobierno vasco a «profundizar en esta línea de actuación».

Asimismo, animó al Ejecutivo central a que «la I+D y, en especial, la innovación se encuentre entre las primeras posiciones» de sus prioridades porque, sin «una mayor inversión» en estas actividades, será «más difícil mejorar la competitividad de la economía española y, por tanto, su recuperación lo antes posible».

Frente a «la situación actual de crisis y crecimiento del desempleo», destacó los centros tecnológicos generaron e indujeron entre 2000 y 2007 más de 50.000 nuevos empleos en sus empresas clientes, con «una tasa de crecimiento de empleo siete veces superior a la media nacional». Asimismo, apuntó que se estima en más de 2.600 millones de euros «el incremento extranegocio de las empresas que han trabajado con centros tecnológicos» entre 2001 y 2006.

Bilbao acoge desde ayer el IV Encuentro Nacional de Centros Tecnológicos, en la que están presentes 48 centros tecnológicos y siete OPIs para mostrar los proyectos que desarrollan. Entre ellos, se encuentran tecnologías que permiten recargar móviles y MP3 con el cuerpo humano, o nanopartículas que actúan como vehículos de fármacos para el tratamiento del cáncer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *