Los rayos UVA aumentan en un 75% el riesgo de melanoma

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

El coordinador de la Unidad de Melanoma del Instituto Oncológico Baselga, Javier Cortés, desaconseja el uso de las lámparas de rayos ultravioleta para broncearse ante el riesgo de sufrir un melanoma, que aumenta en un 75 por ciento en estos casos, según destacó con motivo del Día Mundial de la lucha contra el Melanoma, celebrado este viernes.

Según este experto, en declaraciones a Punto Radio recogidas por Europa Press, este tipo de máquinas son «la mejor forma de tomar rayos ultravioleta» con lo perjudiciales que pueden ser estos para la salud de la piel por la aparición de melanomas, «el tumor de piel que más muertes provoca y cuya incidencia ha aumentado más que el de colon, mama y próstata juntos».

Sin embargo, «la gente no es consciente de ello y no saben el riesgo que conlleva el uso de estas máquinas», lamentó Cortés, quien recomienda que deben utilizarse «con prudencia, en muy pocas sesiones y de forma espaciada, en lugar de hacerlo rápido y de forma inconsciente».

Para detectar posibles melanomas, el doctor Cortés recordó una serie de reglas orientativas para saber que una mancha o lunar puede ser maligno, que se centran en estudiar la asimetría de las manchas de la piel; analizar si los bordes de las mismas son irregulares y mal definidos; los cambios de tonalidad; y el diámetro del tumor, ya que cuando una peca o lunar es de más de 6 milímetros merece la pena que sea revisada por el dermatólogo.

Además, con la llegada del verano, advirtió de la necesidad de exponerse a los rayos de sol de forma prudente sobre todo en el caso de los niños, asegurando que «los menores de tres años no deberían exponerse al sol durante las horas centrales del día». De hecho, añadió, llevar camisetas, gorras, o estar debajo de la sombrilla no hace que la radiación UVA deje de incidir porque se reflejan en la arena de la playa.

«A pesar de estar debajo de la sombrilla hay que tener cremas protectoras y evitar que entre las 11 y las 16 horas que los niños no estén incluso debajo de la sombrilla», según el doctor Cortés.

USAR UN FACTOR SOLAR ADECUADO

En cuanto a la cremas solares, recordó la importancia de fijarse en el factor de protección solar y saber qué significa, ya que «hay confusión» y muchas personas creen que es el número de horas que pueden estar al sol.

Sin embargo, lo único que indica es el tiempo que una persona puede estar expuesta al sol sin sufrir quemaduras, aunque esto depende del tipo de piel, de la hora y del país. «Si ponemos una crema de factor cuatro, tenemos cuatro veces menos de riesgo de quemadura, no cuatro horas sin riesgo de quemadura, explicó.

A pesar de ello, hay que tener en cuenta que el nivel de radiación aumenta, sobre todo en las horas de medio día, cuando la radiación UVA es más potente y el riesgo de quemadura más alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *