Alzheimer y deterioro cognitivo aumentan el riesgo de mortalidad

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

La enfermedad de Alzheimer y su precursor, el deterioro cognitivo leve, parecen asociados con un mayor riesgo de mortalidad en mayores, según un estudio del Centro Médico de la Universidad de Rush en Chicago (Estados Unidos) que se publica en la revista «Archives of Neurology». El riesgo se multiplica por tres en el caso del Alzheimer y en un 50 por ciento en el caso del deterioro cognitivo.

Los investigadores, dirigidos por Robert S. Wilson, examinaron a 1.715 adultos con una edad media de 80 años. Cada participante pasaba por una evaluación clínica que incluía antecedentes médicos, examen neurológico y cognitivo. Según estas evaluaciones, los médicos diagnosticaron 296 casos de enfermedad de Alzheimer (un 17,3 por ciento), 597 casos (34,8 por ciento) de deterioro cognitivo leve y 20 casos de otra formas de demencia. Otros 802 participantes no mostraban deterioros cognitivos.

Los autores realizaron un seguimiento de diez años en los que murieron 634 participantes, incluyendo un 25,8 por ciento de los que no tenían deterioro cognitivo, un 40,4 por ciento de los que tenían deterioro cognitivo leve, un 59,1 por ciento de los que padecían enfermedad de Alzheimer y un 60 por ciento de lo que tenían otras formas de demencia.

Según los investigadores, en comparación con las personas sin deterioro cognitivo, el riesgo de mortalidad era un 50 por ciento mayor entre los que tenían deterioro cognitivo leve y cerca de tres veces mayor en aquellos con Alzheimer.

Los resultados muestran que entre los individuos con deterioro cognitivo leve, el riesgo de mortalidad aumentaba a medida que el trastorno se hacía más grave, otra asociación que no difería según la raza. Se observó otra asociación similar entre la gravedad de la enfermedad y la supervivencia entre los pacientes de Alzheimer, aunque el efecto fue ligeramente superior en los afroamericanos que en los blancos.

«De forma global, estos resultados no sugieren diferencias raciales en la supervivencia de las personas con deterioro cognitivo leve y enfermedad de Alzheimer», concluyen los autores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *