Gripe.- La SEPAR considera que la nueva gripe A es una enfermedad “leve, de fácil transmisión y difícil control”

El 90% de los cánceres que se diagnostican en Cantabria están directamente relacionados con el consumo de tabaco

SANTANDER, 5 (EUROPA PRESS)

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha incluido en el programa de su 42 Congreso Nacional, que celebra estos días en Santander con la asistencia de más de 3.000 profesionales, una sesión informativa de urgencia dedicada a la pandemia de la nueva gripe A dada la relevancia tanto informativa como social que ha provocado. En opinión de esta asociación, se trata de una enfermedad “leve, de fácil transmisión y difícil control”.

El virus A (H1N1) de la gripe porcina ha contaminado hasta ahora a 19.273 personas en 62 países y ha causado 117 muertos, según el último balance ofrecido por la Organización Mundial de la Salud el 2 de junio. España es, con 178 casos confirmados el lunes por la OMS, el segundo país europeo más afectado, después de Gran Bretaña con 362.

Con estos datos, los neumólogos participantes en la sesión han analizado las características de la pandemia. Para Antoni Torres, Jefe del Servicio de Neumología del Hospital Clínic de Barcelona y miembro de la SEPAR, en el virus H1N1 confluyen las tres permisas básicas para convertirse en epidemia: se trata de un virus nuevo para el que una parte de la población no tiene inmunidad; tiene la capacidad de causar trastorno en la salud de los afectados; y se transmite fácilmente entre los humanos.

Al respecto, Torres explicó que ésta es la diferencia más importante con la anterior gripe aviar, que “a pesar de tener efectos mucho más graves sobre la salud humana, no tenía la capacidad de trasmitirse fácilmente a los humanos”.

En cuanto al papel que deben desempeñar los neumólogos en caso de pandemia, la SEPAR considera que depende de la severidad de ésta y la rapidez de transmisión. Por eso, la primera recomendación de estos especialistas es “estar atentos a la evolución de la pandemia”.

Así, indicaron que las ultimas informaciones apuntan a que se trata de una enfermedad relativamente leve aunque de fácil contagio por lo que es importante incidir en la prevención y actuar con rapidez ante los primeros síntomas con tratamientos antivíricos (oseltamivir y zanamivir) a los que el virus es sensible. También es importante ejercer un control mas severo en aquellos grupos de riesgo como ancianos o pacientes de enfermedades respiratorias como EPOC.

Sin embargo explicaron que el control de los afectados por la nueva gripe A no es fácil ya que los síntomas son leves y pueden confundirse con una gripe estacionaria o un simple constipado. Además, las características de la pandemia no son estáticas y evolucionan día a día, “por lo que habrá que analizar la situación semana a semana”.

Por ello aconsejaron seguir las medias de prevención más eficaces (lavarse las manos, cubrirse la nariz y la boca al toser o estornudar, no tocarse los ojos, nariz y boca y evitar el contacto con pacientes enfermos) y recomendando a los posible enfermos permanecer en casa y contactar por teléfono con el medico.

A modo de resumen, Joan Caylá, miembro de SEPAR, consideró que esta pandemia tendrá “un impacto sanitario leve, un impacto económico elevado, un importante impacto psicológico porque el miedo siempre es contagioso y un impacto mediático elevadísimo”.

TABACO

Por otra parte, otra de las sesiones del congreso de la SEPAR se dedicó a la prevención y el abordaje terapéutico de las recaídas en el tratamiento del tabaquismo. Miguel Zabaleta Murguiondo, médico adjunto del Servicio de Neumología del Hospital de Laredo, explicó en su ponencia “Eficacia de los tratamientos para el abandono del tabaco” que es recomendable que reciba ayuda todo fumador que haga un intento serio de dejar el hábito. En su opinión el Varenicline (Champix) y la combinación de nicotina en parches y chicles son “las fórmulas que funcionan con más eficacia”.

El tabaquismo, tipificado como el mayor problema de salud pública en Cantabria, “es una enfermedad crónica y con recaídas”, explicó Zabaleta, para quien la superación ha de basarse en el tratamiento con fármacos y en el apoyo psicológico, que, en su opinión, deberían ser costeados por la Administración.

En la región, dijo, el 90% de los cánceres que se diagnostican están directamente relacionados con el consumo de tabaco, así como otras 25 patologías, la mayoría de ellas cardiovasculares. En este sentido, el 34% de los cántabros confiesa fumar, según los datos aportados por la Encuesta Nacional de Salud de 2006, un porcentaje superior a la media española. En atención a estos datos, la región se coloca a la cabeza de la adicción tabáquica.

Según la Encuesta de Incidencia del Consumo de Drogas en Cantabria 2007, el 72,4% de la población autonómica aseguró haber consumido cigarrillos alguna vez en su vida. Por sexos, los varones fuman más que las mujeres aunque las cifras tienden a igualarse en la franja de edad comprendida entre los 35 y 64 años. El doctor Zabaleta señaló que, a pesar de la menor prevalencia del consumo femenino, a ellas “les cuesta más dejarlo. Es una adicción más psicológica”.

Zabaleta considera que Cantabria dispone de una red asistencial preparada para abordar la deshabituación al tabaco. “La Consejería de Sanidad ha hecho una labor muy importante al basar la lucha antitabaco en la Atención Primaria”, aseguró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *