Un estudio alerta de que la resonancia magnética puede no ser fiable para diagnosticar algunas alteraciones de espalda

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

La resonancia magnética puede no ser del todo fiable para diagnosticar algunas alteraciones de la espalda, como los signos de degeneración discal o los osteofitos, según los resultados de una investigación coordinada por la Fundación Kovacs presentados en el último número de “Acta Radiológica”.

A pesar de que la resonancia magnética abierta se emplea en la actualidad de forma rutinaria para el diagnóstico de cualquier alteración de la espalda, la interpretación de sus imágenes no resulta fiable para todos los casos.

De este modo, los autores de la investigación trataron de determinar la fiabilidad de la interpretación de las imágenes obtenidas mediante resonancia magnética “abierta” (técnicamente de 0,2 Teslas), concluyendo que las imágenes obtenidas mediante resonancias magnéticas abiertas son fiables para identificar las protrusiones discales, las hernias discales, los signos “Modic” y los “nódulos de Schmorl”, aunque la significación patológica de estos últimos es dudosa.

Por contra, no son fiables para valorar los signos de “degeneración discal” ni los osteofitos, informaron los autores del estudio en un comunicado. En la práctica, eso significa que los informes sobre estas últimas alteraciones no deben ser tenidos en cuenta cuando las imágenes han sido tomadas con un equipo de resonancia magnética “abierta”.

Según el principal autor del mismo, el doctor Francisco Kovacs, “no tiene sentido prescribir esa prueba para detectar esas alteraciones, pues induce a diagnósticos erróneos, aplicar tratamientos inadecuados y disminuye la eficiencia de los recursos sanitarios”.

En definitiva, según apuntan los autores del estudio, no se deben prescribir resonancias magnéticas de forma rutinaria, y sólo hacerlo en los casos en los que existen síntomas o signos que demuestran su conveniencia y que reflejan que sus resultados van a servir para optimizar el tratamiento.

Actualmente, los investigadores están realizando un segundo estudio, también financiado por la Fundación Kovacs, para estudiar la generalizabilidad de estos resultados a las imágenes obtenidas con resonancias magnéticas “cerradas”, de 1,5 en vez de 0,2 Teslas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *