Astrónomos prueban que los clúster de estrellas no sufren grandes variaciones cuando se sitúan cerca de agujeros negros

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Astrónomos de la Organización Europea para la Investigación Astronómica en el Hemisferio Austral (ESO, por sus siglas en inglés) han demostrado que el clúster “Arches” –cercano al agujero negro supermasivo del centro de la Vía Láctea– contiene las mismas proporciones de estrellas de menor y mayor masa que se observan normalmente en clúster localizados en zonas “más tranquilas” de la Vía Láctea.

No obstante, los expertos coinciden en destacar la peculiaridad del clúster “Arches”, que se encuentra a 25.000 anos luz en la constelación de Sagitario y alberga alrededor de mil grandes y jóvenes estrellas de menos de 2,5 millones de años de edad. “Es un laboratorio ideal para estudiar cómo surgen estrellas de gran nasa en condiciones extremas, ya que se encuentra cerca del corazón de la Vía Láctea, en donde chocan enormes fuerzas opuestas procedentes de las estrellas, el gas y el agujero negro supermasivo situado allí”, explican.

El clúster “Arches” es, además, diez veces más pesado que el resto de clúster esparcidos a lo largo de la Vía Láctea y está enriquecido con elementos químicos más pesados que el helio. Utilizando las lentes adaptables del Very Large Telescope de la ESO, situado en Chile, los astrónomos se fijaron en los detalles de “Arches”. Así, fueron capaces de eliminar gran parte del efecto borroso de la atmósfera, por lo que las imágenes son todavía “más impactantes” que las obtenidas por los telescopios en el espacio.

Asimismo, los resultados de la investigación, publicados en “Astronomy and Astrophysics”, han confirmado a “Arches” como el conjunto de estrellas jóvenes de gran tamaño más denso conocido hasta la fecha. Su longitud abarca tres años luz pero contiene más de mil estrellas en cada año luz cúbico, una densidad un millón de veces mayor que la que existe en las inmediaciones del Sol.

UNA EXCEPCIÓN, HASTA AHORA.

En su momento, los estudiosos de los conjuntos de estrellas descubrieron que las estrellas de mayor masa son menos frecuentes que sus hermanas de menor masa y que su número relativo es el mismo independientemente del lugar donde estén situadas. Estos hechos dieron lugar a una norma universal dentro de la cual, durante muchos años se consideró a “Arches” como una excepción importante. Sin embargo, las últimas observaciones han cambiado esta percepción.

“Debido a las condiciones tan extremas que presenta este clúster, uno podría imaginar realmente que las estrellas que alberga no se forman de la misma manera que en nuestro tranquilo “vecindario solar”. Sin embargo, nuestra observación confirma que las masas de las estrellas de “Arches” sí siguen la ley universal”, afirma el principal autor del estudio, Pablo Espinoza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *