La calidad del semen depende de los antioxidantes de la dieta

MURCIA, 1 (EUROPA PRESS)

Investigadores españoles, entre los que se encuentran científicos de la Universidad de Murcia (UMU), han descubierto que la calidad del semen depende de los antioxidantes, unas moléculas que se encuentran principalmente en frutas y verduras, y que son capaces de retardar y prevenir la oxidación de otras moléculas.

El estudio, realizado en dos centros de infertilidad de Alicante y de Murcia, y que ha publicado en Internet la revista «Fertility and Sterility» concluyó que «una baja ingesta de antioxidantes se asocia con una baja capacidad reproductora del semen», según fuente consultadas por Europa Press del Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) del Ministerio de Ciencia e Innovación.

En este sentido, el autor principal del artículo e investigador de la UMU, Jaime Mendiola, explicó que su anterior investigación, publicada el pasado mes de marzo, mostró que los hombres que comen mucha carne y lácteos grasos «tendrían una menor calidad seminal que aquellos que consumen más frutas, verduras y lácteos desnatados», mientras que el actual trabajo «ha comprobado que si tomas más frutas y verduras, lo que están ingiriendo son más antioxidantes, y al final esto es lo importante».

Al respecto, recordó que, desde hace cuatro años, los expertos analizan la asociación entre los hábitos dietéticos o las exposiciones ocupacionales y la calidad seminal en varones que acuden a clínicas de fertilidad, con el objetivo, comprobar si la mayor o menor ingesta de vitaminas, que actúan como antioxidantes, puede influir en la calidad del semen.

La función de estas moléculas, presentes en alimentos como los cítricos, los pimientos o las espinacas, es bajar el nivel de estrés oxidativo que interviene en la calidad seminal, y mejorar tanto los parámetros de concentración como la movilidad y morfología de los espermatozoides.

El estudio se realizó en 61 varones, 30 de ellos con problemas reproductivos y 31 que ejercían como controles. «Observamos que en las parejas con problemas de fertilidad que llegaban a la clínica, los hombres con una buena calidad seminal consumían más verduras y frutas, es decir, más vitaminas, ácido fólico y fibra y menos proteínas y grasa, que los hombres con baja calidad seminal», sostuvo Mendiola.

Asimismo, matizó que «una dieta sana no sólo es buena para evitar enfermedades, sino que podría influir en la mejora de la calidad seminal», y añadió que «lo que no sabemos todavía es la diferencia entre tomar estas vitaminas de manera natural y mediante suplementos», aunque avanzó que en los estudios que realizará en Estados Unidos, donde el consumo de vitaminas en pastillas es muy frecuente, tendrán en cuenta los suplementos».

Cada vez más estudios científicos apuntan que la calidad seminal humana y la fecundidad masculina han disminuido durante las últimas décadas. Según las conclusiones del estudio europeo «Diferencias de calidad seminal y resultados reproductivos», realizado entre 2000 y 2008 por el Instituto Valenciano de Infertilidad, el semen español está a la cola en el ránking en cuanto a volumen (novena posición), movilidad (décimo puesto) y concentración.

Sin embargo, tras analizar la calidad del esperma, la investigación evaluó su funcionamiento, es decir, su capacidad para lograr una gestación, un parámetro en el que los españoles lograron situarse en la segunda posición, solo por detrás de Portugal. «La calidad de los españoles está en la media europea, no podemos preocuparnos, aunque hay que controlarlo», subrayó Mendiola.

En los países del norte de Europa, como Dinamarca, un 40 por ciento de los jóvenes tiene una calidad seminal por debajo de lo recomendable para ser fértil, según el investigador, quien señaló que los expertos daneses «están estudiando el tema porque es preocupante».

«Los hábitos de vida pueden estar muy relacionados con la calidad seminal y los parámetros de fertilidad en humanos, y desde hace varios años se está haciendo hincapié en la importancia de las posibles exposiciones a tóxicos y contaminantes como plaguicidas, y xenoestrógenos, entre otros, durante el embarazo en el útero materno, lo cual podría comprometer también la capacidad reproductiva de los futuros bebés en la edad adulta».

En el estudio, titulado «A low intake of antioxidant nutrients is associated with poor semen quality in patients attending fertility clinics», han participado, además de Mendiola, los científicos Alberto M. Torres-Cantero, Jesús Vioque, José M. Moreno-Grau, Jorge Ten, Manuela Roca, Stella Moreno-Grau, y Rafael Bernabéu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *