Once pinos canarios de casi 400 años de edad serán gestionados de forma individualizada para lograr su conservación futu

LAS PALMAS, 3 (de la enviada especial de Europa Press, Eva González)

Un total de once pinos canarios centenarios serán recuperados para el uso y disfrute de la ciudadanía gracias a una serie de actuaciones técnicas para gestionar los pinos más grandes del archipiélago, conocidos como los “Pinos de Galdar” de forma individualizada. Se trata de un proyecto conjunto entre el Cabildo de Gran Canaria y el Gobierno de Canarias, que financiará con algo más de 20.000 euros las distintas actuaciones, que “probablemente” estarán iniciadas antes de final de 2009.

Según explicó a Europa Press el técnico forestal de la Consejería de Medio Ambiente de Gran Canaria, Juan Guzmán, en 1962 se contabilizaban en la zona 19 pinos centenarios pero en 2005, casi la mitad habían muerto. En estos momentos hay once vivos, de los que la mayoría se encuentran en una “situación delicada”, puesto que casi el 50 por ciento de su tronco está afectado por los daños provocados por el fuego.

En concreto, precisó que entre las actuaciones previstas se construirá un sendero que comunique unos pinos con otros; se entresacarán otros árboles cercanos, plantados en las décadas de los 70 y 80, con el fin de liberarlos de la falta de luz o de la competición por el agua; se colocará un cordón de seguridad alrededor de cada uno de ellos que incluirá la retirada de todo el “combustible” que tienen a su alrededor, y se estudiarán los datos biométricos de cada ejemplar que se expondrán en unos paneles informativos.

Asimismo, el programa prevé también recuperar sus respectivas “historias personales” y sus leyendas, hablando con los mayores y con los pastores de la zona, a quienes les pedirán que les cuenten sus recuerdos sobre los “Pinos de Gáldar”. Igualmente, con el objetivo de que los ancianos y personas que están en silla de ruedas puedan contemplar también los ejemplares, se levantará una empalizada desde el acceso por la carretera a los dos primeros pinos, para que ambos colectivos puedan llegar hasta ellos para su contemplación.

El técnico apuntó que los “Pinos de Galdar” tienen alturas comprendidas entre los 16 y 24 metros de altura, entre 3,50 y 7,70 metros de perímetro y un diámetro que va desde un metro el menor hasta los 2,50 de diámetro, lo que les convierte en “los más altos de Canarias”.

Lamentablemente, señaló que genéticamente “están perdidos”, ya que las semillas de estos ejemplares están “contaminadas” con las de otros árboles que se plantaron junto a ellos y que no eran originarios del norte de la isla -donde se encuentran– sino del sur. Sin embargo, para preservar su legado, hace años se recogieron algunas de sus yemas que se están injertando en pino canario, es decir que están tratando de clonarlos para evitar que su legado se pierda.

Se trata de árboles “singulares y monumentales” y por ello, Guzman indicó que se está elaborando un plan individualizado para su gestión y protección, tanto de estos como de otras unidades de especies autóctonas distintas para evitar su destrucción futura, porque “a pesar de que el presupuesto es bajo, esos árboles lo merecen”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *