Fundación BBVA financia tres cátedras de Nanotecnología e Ingeniería Biomédica en la Universidad Politécnica de Madrid

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

La Fundación BBVA financiará con 2,4 millones de euros la creación de tres cátedras de Nanotecnología e Ingeniería Biomédica en la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) con el objetivo impulsar “áreas de investigación emergentes” como los implantes cerebrales o la ingeniería de tejidos para la medicina regenerativa.

A la firma del acuerdo entre la fundación y la UPM acudió hoy el presidente de la Fundación BBVA, Francisco González, y el rector de la universidad, Javier Uceda, quien aseguró que “la convergencia de las Ciencias de la Salud y la Ingeniería será una de las claves de la investigación en el siglo XXI”.

Las cátedras serán asignadas a investigadores “senior” de cualquier nacionalidad tras una convocatoria de carácter internacional, evaluada por expertos de distintos países. Los investigadores contarán con un soporte económico inicial para establecerse, pero la financiación para el desarrollo de sus líneas de investigación provendrá de convocatorias abiertas nacionales e internacionales.

Los principales centros y universidades de referencia internacional en investigación tecnológica, como los institutos tecnológicos de Massachusetts (MIT), California (CalTech) y Georgia (GeorgiaTech), o la propia Universidad de Harvard, están adaptando sus estructuras formativas y de investigación a un modelo que auna ámbitos del conocimiento aparentemente lejanos, como las ciencias de la vida, la física, la computación o la ingeniería.

En España, sin embargo estos cambios son todavía “muy incipientes”, según la UPM. El conocimiento del genoma para prevenir enfermedades y tratarlas de forma personalizada, el desarrollo de implantes biónicos, la creación de nuevos materiales para medicina regenerativa, o la construcción de organismos sintéticos para múltiples aplicaciones médicas y biotecnológicas son algunos de los desafíos a que se enfrenta la biomedicina.

TECNIFICACIÓN DE LA SALUD

Resulta especialmente significativo el acercamiento paulatino que se ha producido en los últimos años entre la ingeniería y la medicina. Así, la salud se está tecnificando de forma acelerada con el uso masivo de nuevos materiales biocompatibles, el empleo creciente de las tecnologías de la información y de las comunicaciones para procesamiento de imágenes médicas o con la atención médica a distancia.

Se ha avanzado también en el modelado de sistemas humanos como el circulatorio empleando técnicas de dinámicas de fluidos, en la cirugía robotizada o en el empleo de técnicas de robótica, automatización y diseño industrial para el desarrollo de equipamiento biomédico avanzado y para disponer de ayudas avanzadas a discapacitados.

Esta misma evolución tecnológica es la que posibilita la secuenciación o la comparación entre genomas de animales o plantas a velocidades impensables hace muy pocos años, revolucionando la biología molecular y haciendo cada vez más cercanas las terapias personalizadas, que requerirán a su vez equipamientos y procesos muy sofisticados.

La ingeniería también se está beneficiando de este nuevo contexto y empieza a inspirarse en los seres vivos para desarrollar modelos biónicos en diversas ramas de la aeronáutica, el diseño industrial o el almacenamiento de energía.

NANOTECNOLOGÍA

También en las nanociencias, área en la que la Fundación BBVA crea la tercera de sus Cátedras, se produce una fusión de áreas de conocimiento. La UPM cuenta con el Instituto de Sistemas Optoelectrónicos y Microtecnología (ISOM), equipado con uno de los más avanzados sistemas para diseñar y construir, por ejemplo, nanopartículas magnéticas para usos médicos.

Entre estas aplicaciones están el etiquetado de células -“conteo” de células marcadas con nanopartículas-; la hipertermia localizada -eliminación de tumores aplicando alta temperatura sólo en el tejido maligno-; o el envío localizado de fármacos -el fármaco se adhiere a las nanopartículas, que lo liberan tras haber sido guiadas hasta la zona a tratar

El acuerdo de la Fundación BBVA y la UPM también promoverá la relación entre neurociencias y neurotecnologías, trabajando en el desarrollo de la tecnología necesaria para mejorar la comprensión del cerebro humano y sus alteraciones patológicas (especialmente la neurodegeneración, el cáncer y la epilepsia), e investigando nuevos sistemas de diagnóstico precoz y de terapias para las enfermedades neurogenerativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *