La cirugía gástrica contra la obesidad cura también la diabetes

WASHINGTON, 3 (EUROPA PRESS)

Mientras la incidencia de la obesidad inducida por diabetes tipo 2 sigue incrementándose en todo el mundo, una investigación médica concluye que la cirugía gástrica para reducir la obesidad puede eliminar por completo cualquier manifestación de diabetes.

En un estudio publicado en la edición de marzo en «The American Journal of Medicine», se analizaron 621 estudios desde 1990 a 2006, que mostraron la diabetes mejoró o se curó en un 86,6 por ciento de los pacientes obesos a los que se practicó uan intervención de cirugía bariuátrica. El principal factor de riesgo para la diabetes tipo 2 es la obesidad, y el 90 por ciento de los pacientes con diabetes tipo 2 sufren sobrepeso u obesidad.

Los investigadores observaron una relación progresiva de la relación en la resolución de la diabetes y la pérdida de peso, en función de la operación llevada a cabo. Asi, en el caso de la banda gástrica ajustable por laparoscopia, la curación de la diabetes llegó al 56,7 por ciento, en la gastroplastia hasta el 79,7, en el bypass gástrico al 80,3 por ciento, y hasta un 95,1 por ciento en el caso de la desviación biliopancreática. Dos años después de la operación, los niveles seguían siendo similares, mientras la pérdida del exceso de peso se situaba entre un 46,2 y un 63,6 por ciento, según la cirugía realizada.

«La revisión sistemática y el metaanálisis demuestra que la cirugía bariátrica supone un tratamiento poderoso en la morbilidad de personas obesas con diabetes tipo 2; un 82 por ciento de los pacientes registró curación de las manifestaciones clínicas y de laboratorio en los dos primeros años de la cirugía, y el 62 por ciento seguía libre de diabetes cuando ya habían pasado los dos años. Considerando los potenciales beneficios para millones de personas, se precisan urgentemente ensayos clínicos que comparen la eficacia de las terapias quirúrgica y farmacológica para la diabetes tipo 2», declaró Henry Buchwald, coautor del estudio y científico del Departamento de Cirugía de la Universidad de Minnesota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *