Una vida fértil más larga podría proteger a las mujeres del Parkinson

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Una vida fértil más larga podría proteger frente a las mujeres de la enfermedad de Parkinson, según un estudio del Colegio Albert Einstein de Medicina y el Centro Médico Beth Israel en Nueva York. Los resultados del trabajo se han hecho públicos durante la reunión anual de la Academia Americana de Neurología que se celebra en Seattle (Estados Unidos).

El estudio descubrió que las mujeres que mantenían durante más años su ciclo menstrual tenían un menor riesgo de desarrollar enfermedad de Parkinson en comparación con aquellas que eran fértiles durante menos años. El periodo fértil es un indicador de los niveles de hormonas sexuales del organismo. Además, las mujeres con cuatro o más embarazos tenían un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad que aquellas con un menor número de ellos.

Por otro lado, el riesgo de enfermedad de Parkinson era mayor en las mujeres que habían pasado por una extirpación de los ovarios y habían seguido un tratamiento hormonal en comparación con aquellas que nunca tomaron estas terapias. El riesgo no fue sin embargo mayor en mujeres que tomaron el tratamiento y no pasaron por la extirpación de ovarios.

Según explica Rachel Saunders-Pullman, autora del estudio, “estos descubrimientos sugieren que una mayor duración a las hormonas propias podría ayudar a proteger las células cerebrales afectadas por el Parkinson”.

La investigadora señala que será necesario realizar más investigaciones para explicar por qué las mujeres con cuatro o más embarazos tienen un mayor riesgo que las que tienen menos. “Este estudio no apoya el tratamiento con terapia hormonal en el Parkinson, pero deja abiertas muchas cuestiones”, concluye Saunders-Pullman.

Los autores analizaron los registros del Estudio Observacional para la Iniciativa de Salud de la Mujer para determinar quién desarrollaba enfermedad de Parkinson. En el trabajo participaron alrededor de 74.000 mujeres que pasaban por la menoupasia de forma natural y 7.800 a las que se les extirparon los ovarios.

Entre aquellas con menopausia natural, las que tenían un ciclo fértil de más de 39 años, que es el tiempo asociado con los niveles más elevados de las hormonas sexuales en el organismo, tenían alrededor de un 25 por ciento menos riesgo de desarrollar la enfermedad que las mujeres con una vida fértil de menos de 33 años. Los científicos también examinaron el número de embarazos y las que tenían cuatro o más eran un 20 por ciento más propensas al Parkinson que las que tenían tres o menos.

Las mujeres que tenían menopausia debido a la intervención quirúrgica tenían casi dos veces más riesgo de desarrollar la enfermedad si habían seguido una terapia hormonal y la habían dejado que aquellas que nunca la habían tomado. El consumo de hormonas no tenían ningún efecto sobre el riesgo de Parkinson en las mujeres que pasaban por una menopausia natural.

Los investigadores han planteado la hipótesis de que las hormonas tienen un papel en la enfermedad de Parkinson dado que es más común en hombres que en mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *