Se cumplen 25 años del primer trasplante de hígado en España

L»HOSPITALET DE LLOBREGAT (BARCELONA), 23 (EUROPA PRESS)

El primer trasplante de hígado en España se realizó en el Hospital de Bellvitge de L»Hospitalet (Baix Llobregat, Barcelona) el 23 de febrero de 1984, una fecha de la que este lunes se han celebrado 25 años. Fue una operación de más de 12 horas de quirófano y que requirió de la participación de una larga lista de especialistas y cirujanos para conseguir que acabara con éxito, según recordó Eduard Jaurrieta, uno de los responsables de la operación.

En España se han realizado un total de 16.132 trasplantes de hígado desde 1984, cuando Carles Margarit y Eduard Jaurrieta realizaron la primera intervención de este tipo en el Hospital de Bellvitge.

Jaurrieta visitó el Hospital de Bellvitge de L»Hospitalet de Llobregat, donde hace 25 años se realizó esa histórica operación. El enfermo era Juan Cuesta, un hombre de 27 años que sufría un cáncer de hígado muy extendido.

Los doctores Jaurrieta y Margarit fueron a buscar el órgano donado al Hospital de la Vall d»Hebron. «Recuerdo volver con el órgano a Bellvitge y meternos en quirófano durante más de 12 horas. Salimos a las siete y media de la mañana», explicó Jaurrieta.

En aquel momento, este trasplante era una técnica que tan sólo trabajaban cuatro grupos médicos en el mundo. «Se pensaba que todavía estábamos lejos de poder hacerlo con éxito, pero poco a poco la técnica fue avanzando y empezaron los resultados», según Jaurrieta. El primer paciente con un hígado trasplantado en España falleció al cabo de un año porque se le reprodujo el tumor hepático.

Actualmente, estas operaciones se han acortado a la mitad de tiempo y han mejorado mucho las técnicas quirúrgicas. Ahora, sólo el 50 por ciento de los pacientes necesita una transfusión de sangre durante la operación, cuando hace 25 años cada intervención requería de más de una docena de bolsas de sangre.

También han mejorado los tratamientos postoperatorios con medicamentos inmunosupresores que han permitido aumentar las tasas de supervivencia y reducir los índices de rechazo de los órganos.

A partir de la operación del 23 de febrero de 1984, en el Hospital de Bellvitge se han desarrollado más de mil intervenciones a lo largo del último cuarto de siglo. Una de las primeras pacientes fue Montserrat Collado, que sufrió una hepatitis C a los 28 años.

En 1986 se sometió al trasplante. «Al cabo de una semana de detectarme la hepatitis entré en coma. Yo no fui consciente de nada y me desperté con un hígado de otra persona», explicó hoy Collado, que necesitó más de un año para volver a tener una vida normal.

«Tuve que aprender a hacerlo todo; a comer, a caminar, a agacharme y tuve que aceptar que la salud que tenía ya no la volvería a tener», apuntó.

Actualmente, esta mujer de 51 años trabaja como acupuntora y estudia homeopatía. Hace una vida «normal» aunque dedica un «especial mimo» a su hígado que es revisado semestralmente en el Hospital de Bellvitge.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *