El 61% de los ciudadanos de países en desarrollo prefiere pagar por “energía limpia”, frente al 30% de los desarrollados

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El 61 por ciento de los consumidores de países emergentes “recurriría sin dudarlo” a un proveedor de energía que ofreciera servicios con una menor emisión de carbono si existiera esta opción, frente al 30 por ciento de los países desarrollados, según un estudio realizado por el observatorio sobre el cambio climático de Accenture en 22 países.

El trabajo concluye que “los consumidores de los países emergentes están más preocupados que los de los países desarrollados por los problemas que conlleva el cambio climático y son más proclives a adoptar medidas inmediatas”. Así, el 53 por ciento de los habitantes de los mercados emergentes se declaran “extremadamente preocupados” por este asunto frente al 31 por ciento de la población de los países desarrollados.

Estas distintas percepciones del problema se refleja en el comportamiento de los consumidores. Algo más de la mitad de la población de los mercados emergentes no dudaría en cambiar de producto si garantizara minimizar el daño al clima, frente a un 24 por ciento en las economías desarrolladas.

“Los proveedores de energía tienen la oportunidad de diferenciarse introduciendo innovaciones en el servicio. Pueden aprender de los fabricantes de bienes de consumo que tienen más éxito en la captación de nuevos clientes gracias a la disponibilidad y variedad de productos con un bajo nivel de emisiones de carbono”, según el socio de Resources en España Matías Alonso.

También existen diferencias respecto a la repercusión que el cambio climático tiene en la forma de vida de unos y otros, ya que mientras que el 56 por ciento de los ciudadanos de los países emergentes cree que le “afecta directamente”, sólo lo hace en igual medida en el 28 por ciento de la población de los países desarrollados.

Por otro lado, el 70 por ciento de los habitantes de los países emergentes es optimista en cuanto a la posibilidad de resolver los problemas derivados de cambio climático frente al 48 por ciento de los países desarrollados. Para el socio de Resources de Accenture Sander van”t Noordende, “si los gobiernos occidentales no actúan, la innovación en materia de cambio climático se trasladará a China, India y Brasil”.

El coste es el factor que más inhibe a la hora de adquirir servicios que ayuden a hacer frente al cambio climático. De hecho, el 46 por ciento considera que se trata de un factor muy importante. Asimismo, el 36 por ciento cree que existe falta de información, y casi la mitad no comprenden suficientemente qué pueden hacer personalmente para combatir los efectos del cambio climático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *