Junta de Andalucía inicia la restauración del Salón Rico del Conjunto Arqueológico de Madinat al-Zahra

CÓRDOBA, 6 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, a través de su Dirección General de Bienes Culturales, ha comenzado las obras de la primera fase de la restauración del Salón Rico del Conjunto Arqueológico de Madinat al-Zahra, que tendrán una duración aproximada de 17 meses.

Según informó la Administración autonómica en un comunicado, recientemente, se firmó el inicio de estos trabajos, adjudicados en enero a la empresa Estudio Métodos de la Restauración S.L. La reforma de este espacio es fruto de un convenio de colaboración entre el Ministerio de Fomento y la Consejería de Cultura, y cuenta con un presupuesto total de 1.183.314,30 euros.

En concreto, las obras consistirán en la eliminación de las humedades procedentes del suelo y muro del fondo y la mejora de las condiciones ambientales del inmueble, mediante la colocación de cierres y el aislamiento de la cubierta.

Esta primera fase continuará en el futuro con la reposición y restauración de los atauriques en los muros interiores y en la fachada exterior, y en la recuperación de la alberca delantera.

Construido por Abd al-Rahman III, el Salón Rico fue descubierto en 1944 con la reanudación de las excavaciones en Madinat al-Zahra tras la Guerra Civil y estaba dedicado a la recepción de autoridades en la ciudad palatina. Situado en el sector oficial frente al jardín alto, es de planta basilical, con un núcleo de tres naves longitudinales separadas por arquerías y un pórtico delantero, de seis arcos, abierto al jardín.

Este emblemático espacio, también llamado Salón Oriental, cuenta con una extraordinaria decoración, labrada en placas de piedra adherida a los muros, que se extiende a la totalidad de los paramentos internos y a la fachada que da al jardín. En este programa ornamental destacan, por su originalidad e innovación, los grandes tableros vegetales situados en la parte inferior de la composición.

Madinat al-Zahra es una ciudad islámica de 112 hectáreas de superficie, construida por Abd al-Rahman III en el año 936 ó 940, que la convirtió en la capital de al-Andalus. Está considerada como una de las cumbres del arte islámico, tanto por su estructura y disposición urbana como por la diversidad de sus materiales, las soluciones arquitectónicas empleadas y la extraordinaria riqueza y calidad de sus programas decorativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *