La Estación Biológica de Doñana traslada la sede de su centro de investigación a la Isla de La Cartuja

El instituto del CSIC triplica su espacio en un edificio con eficiencia energética, cámaras de cultivos y refugios para aves

SEVILLA, 3 (EUROPA PRESS)

La Estación Biológica de Doñana (EBD), instituto de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha trasladado su sede en Sevilla desde el Pabellón de Perú la Isla de la Cartuja, concretamente a un edificio de 11.000 metros cuadrados equipado con las últimas tecnologías de investigación.

El nuevo centro alberga a 300 personas –entre investigadores, auxiliares y personal de administración– e incorpora equipamientos con los que anteriormente no contaba la EBD debido a la limitación de espacio, informó el centro en un comunicado.

El edificio actual dispone de diez laboratorios. A los ya existentes (Ecología Molecular, GIS/Teledetección, Ecología Acuática, Ecofisiología, Química, Microscopía, Laboratorio de campo y preparación y Estéril) se incorporan otro laboratorio de preparación y uno de genes antiguos, para estudiar el ADN de hace millones de años.

El nuevo centro de investigación cuenta con otra novedad: nueve cámaras de cultivo de vegetación y fauna, espacios diseñados para permitir el control de algunas variables del ambiente físico (temperatura, iluminación y humedad del aire) y facilitar la investigación de las especies.

Asimismo, la prestigiosa colección de mamíferos, aves y reptiles de la EBD, con un fondo de 120.000 animales, y la biblioteca científica, disponen a partir de ahora de espacios amplios y acordes a sus necesidades.

Un sistema de control del gasto energético de la climatización e iluminación, así como refugios para aves urbanas en el exterior (cernícalos primillas, vencejos y murciélagos) y aparcamientos subterráneos y en superficie completan un edificio que pretende favorecer el desarrollo del trabajo de los investigadores del CSIC y, a su vez, causar el mínimo impacto ambiental.

El Pabellón de Perú, edificio de la Exposición Iberoamericana de 1929 y sede de la EBD desde 1984, recuperará a partir de ahora su función expositiva para convertirse en La Casa de la Ciencia, un centro de divulgación científica del CSIC, donde se sucederán exposiciones, jornadas, conferencias y todo tipo de eventos relacionados con la ciencia, el medio ambiente y la cultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *