Los mecanismos de desarrollo de una glándula cerebral pueden ayudar a entender el autismo

WASHINGTON/LONDRES, 13 (OTR/PRESS)

Por primera vez, un grupo de científicos han identificado de manera satisfactoria el mecanismo de desarrollo clave de la amígdala, una glándula que influye en cómo el cerebro crea las memorias y respuestas emocionales y que, explican los expertos, podría ayudar a entender las causas del autismo y desórdenes similares. Estos avances hacen cada vez más esperanzadores futuros tratamientos para esta enfermedad. Así, se une al realizado por la Universidad de Cambrigde, que ha detectado la relación entre las hormonas masculinas presentes en el líquido amniótico y el desarrollo de esta enfermedad.

A pesar de que su papel es importante en el desarrollo de las funciones cerebrales y el comportamiento humano, “poco se conocía sobre cómo se genera la diversidad celular durante el desarrollo del amígdala” dijo el autor del artículo publicado en “Nature Neuroscience” y recogido por otr/press, Joshua Corbin, científico del Children”s National Medical Center. “Hasta ahora se creía que el desarrollo de la región cerebral en la que se encuentra esta glándula se producía de modo similar a otras estructuras cerebrales como la corteza cerebral”. Sin embargo, señala el científico, las conclusiones de este estudio indican que no es así y que la falta de investigación en esta zona supone “una brecha en el entendimiento de esta pequeña región del cerebro”.

En concreto, para llevar a cabo este descubrimiento, los expertos utilizaron ratones embrionarios, con diferentes desarrollos de la glándula a estudiar. Durante el proceso se estudió diferentes reacciones de los roedores y fueron expuestos a diferentes tratamientos. “Tras estudiar cómo responde esta zona del cerebro según el desarrollo de la glándula, hemos llegado a la conclusión de que ésto tiene que ver con desórdenes como el autismo” apuntó Corbin.

En el artículo publicado en la revista científica matiza que este estudio sirve ahora para que muchos médicos puedan llegar a un entendimiento “más claro del desarrollo normal de esta estructura” que es muy importante en cuanto al funcionamiento cerebral. Además, podría ser la solución para dar un paso más a la hora de llegar a conocer este tipo de enfermedades que afectan al cerebro y que aún son muy desconocidas para los científicos.

DETECTAR EL AUTISMO DESDE EL EMBARAZO

Precisamente ayer, “The Guardian” se hacían eco de un nuevo descubrimiento en relación al autismo. En este caso, el equipo está formado por científicos de la Universidad de Cambrigde y ha logrado demostrar la relación entre el autismo y la presencia de altos niveles de hormonas masculinas en el el líquido amniótico que baña el feto. Al parecer, cuanta más altos son los niveles de testosterona el riesgo de que el niño sea autista es mayor.

En este caso, el hallazgo abre la puerta a la posibilidad de diagnosticar este desorden durante el embarazo, como ocurre, por ejemplo, con el síndrome de Down.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *