Un pareja recorre 8.000 kilómetros en un coche de caballos para alertar sobre los efectos de los productos transgénicos

Una pareja alemana espera recabar un millón de firmas para que la UE promulgue un referéndum

MOTRIL (GRANADA), 7 (EUROPA PRESS)

Una pareja alemana, María y Markus Schlegel, ha emprendido un viaje desde el lago germano de Constanza para recorrer 8.000 kilómetros en un coche de caballos con el objetivo de alertar sobre los efectos de los productos transgénicos.

En declaraciones a Europa Press la pareja, que ha parado en Carchuna (Granada), declaró a Europa Press que su viaje, al que han denominado la “Vita activa tour”, busca informar a los habitantes de las diferentes ciudades que visitan y a los escolares en los colegios sobre los “peligros” del consumo de productos que han sido modificados en laboratorios.

Los Schlegel viajan en una carroza tirada por dos caballos de raza irlandesa. Partieron del lago alemán de Constanza el 20 de julio de 2008 y esperan volver al mismo lugar entre octubre y noviembre de este año, cuando haya recorrido 8.000 kilómetros por Alemania, Francia, España, Portugal, Bélgica y Holanda.

María Schlegel considera que las multinacionales producen más alimentos de los que se consumen “porque las cadenas de alimentación todos los días destruyen alimentos caducados” mientras que en muchos países las personas mueren de hambre. Además, alertó sobre los perjuicios que pueden provocar estos “productos modificados genéticamente” sobre la salud, puesto que los únicos estudios que se han realizado han sido con animales y, según las pruebas practicadas, en el caso de las ratas, los transgénicos “dificultan la fertilidad y atacan a los principales órganos vitales”.

Los Schlegel esperan recabar durante estos 14 meses de viaje un millón de firmas que presentarán en la Unión Europea para que Bruselas “convoque un referéndum donde los ciudadanos puedan opinar sobre el consumo de transgénicos”.

La pareja alemana viaja por explotaciones agrícolas conociendo los sistemas de producción de cada zona “y explicando que es mejor cultivar calidad natural y no cantidad adulterada genéticamente”.

Tras pasar la noche en la playa de La Chucha, en Carchuna, pusieron rumbo a Vélez de Benaudalla hacia la explotación de agricultura ecológica “Las Torcas”, donde intercambiarán impresiones con sus responsables “tras contactar con ellos por internet y recibir su apoyo en esta iniciativa” según Markus Schlegel.

Para informar del objetivo de su viaje y su periplo por Europa han puesto además en marcha la web www.vita-activa-tour.eu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *