La bulimia se asocia con una alteración en las áreas cerebrales que controlan la impulsividad, según estudio

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

La bulimia se asocia con una alteración en las áreas cerebrales que controlan la impulsividad, según sugiere un estudio de la Universidad de Columbia y el Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York en Estados Unidos que se publica en la revista “Archives of General Psychiatry”.

Los resultados de la investigación muestran que las mujeres con bulimia nerviosa responden más impulsivamente en pruebas psicológicas que aquellas sin trastornos de la alimentación. Los escáneres cerebrales que se realizó a las mujeres que participaron en estos ensayos muestran diferencias en áreas responsables de la regulación de la conducta.

La bulimia nerviosa a menudo comienza en la adolescencia o en los primeros años de vida adulta, afecta sobre todo a mujeres y se caracteriza por episodios recurrentes de consumo masivo de alimentos seguidos por vómitos auto-inducidos u otras conductas compensatorias para evitar el aumento de peso.

Los autores explican que determinados mecanismos entre las células nerviosas, conocidos como circuitos frontoestriales controlan las conductas voluntarias. Estas funciones se evalúan durante la tarea denominada de Incompatibilidad Espacial Simón, en la que los participantes deben indicar la dirección a la que apunta una flecha con independencia de si aparece en la pantalla.

La tarea es más fácil cuando la dirección de la flecha se corresponde con el lado de la pantalla y más difícil si por ejemplo apunta hacia la izquierda mientras aparece en la parte derecha de la pantalla. Ignorar la parte de la pantalla y centrarse en la dirección de la flecha requiere una regulación de la conducta al combatir la tendencia de responder de forma automática y resolver los mensajes conflictivos.

Los investigadores, dirigidos por Rachel Marsh, compararon los resultados en esta tarea de 20 mujeres con bulimia nerviosa con los de 20 mujeres sanas que sirvieron como controles. Las participantes realizaron la prueba mientras pasaban por imágenes de resonancia magnética funcional (IRMf).

Según los autores del estudio, los pacientes con bulimia nerviosa mostraban una mayor impulsividad que los controles, respondían más rápido y cometían más errores en los casos contradictorios que requerían un control auto-regulador para responder correctamente. Cuando las pacientes con bulimia respondían correctamente en estos momentos en que la dirección de la flecha y el lado de la pantalla en que aparecía se contradecían, sus circuitos frontoestriales no se activaban en el mismo grado que en las mujeres control.

Los resultados sugieren que las personas con bulimia nerviosa no activan de forma adecuada sus circuitos frontoestriales quizás contribuyendo a respuestas impulsivas ante estímulos conflictivos que suelen requerir de la activación de este circuito y una auto-regulación para responder de forma correcta.

Los autores creen que esta incapacidad para enlazar los sistemas frontoestriales también contribuye a su incapacidad para regular el consumo masivo de alimentos y otras conductas impulsivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *