Medicina

Los fuertes gruñidos de algunos tenistas pueden darles cierta ventaja táctica

(NC&T) Los psicólogos Scott Sinnett de la Universidad de Hawái en Manoa, y Alan Kingstone de la Universidad de la Columbia Británica, Canadá, son los primeros en estudiar los efectos del ruido en la percepción del golpe durante un partido de tenis.

En los experimentos de la investigación, unos estudiantes de la Universidad de la Columbia Británica observaron vídeos de un jugador de tenis golpeando una pelota a ambos lados de una pista de tenis. La mitad de los golpes estuvo acompañada por un sonido breve de 60 decibelios y simultáneo al impacto, comparable en volumen con los gruñidos de estrellas del tenis como Maria Sharapova y Rafael Nadal.

A los participantes se les pidió que indicaran mediante un teclado la dirección del golpe en cada vídeo, con tanta precisión y rapidez como les fuera posible. Se comprobó que los "gruñidos" produjeron en los participantes tiempos de respuesta significativamente mayores, así como más errores.

Una estimación conservadora de los autores del estudio indica que un golpe a una pelota de tenis que es acompañado por un gruñido fuerte puede hacer que ésta viaje unos 60 centímetros más en el aire antes de que el oponente pueda responder.

Además, conviene tener en cuenta que los gruñidos de algunos jugadores profesionales de tenis son de hasta 100 decibelios. Esto podría incrementar las probabilidades de que los oponentes experimenten mayores dificultades para reaccionar debidamente.




Más artículos
Voz interior
Sufrir problemas cardíacos
Pérdida de visión por envejecimiento
Láser para eliminar grasa
Vision periférica
Detectar cáncer
Gritos de los tenistas
Lanzamientos de béisbol
Experimentar nuevas sensaciones
Luz por la noche y obesidad
Hombres, mujeres y matemáticas
Vacuna contra el Alzheimer
Células tumorales de la sangre
Menos dolor con amor
Bacterias de la boca
Riesgo de diabetes
Sandía para la tension arterial
Círculo vicioso de la obesidad
Transmisión de señales en el cerebro
Fármacos contra la osteoporosis