Medicina

Los videojuegos violentos solo potencian la agresividad en personas con ciertos problemas mentales


(NC&T) Un equipo de investigadores ha revisado varios estudios recientes sobre los efectos de los videojuegos en las personas. La mayoría trata sobre los usos potenciales de los videojuegos como una manera de mejorar habilidades visuales y espaciales, o como una ayuda terapéutica para sobrellevar la diabetes o el dolor, o como una herramienta para complementar terapias psicológicas. Uno de los estudios trata de los efectos negativos de los videojuegos violentos sobre algunas personas.

Tal como señala Christopher J. Ferguson, de la Universidad Internacional A&M de Texas, gran parte de la labor de investigación sobre los videojuegos se ha dirigido hacia los efectos negativos de estos, centrándose en los daños potenciales relacionados con la ludopatía, la agresividad y la disminución del rendimiento escolar. Sin embargo, diversos estudios recientes han mostrado que conforme los videojuegos se han vuelto más populares, los niños en Estados Unidos y Europa están teniendo cada vez menos problemas de comportamiento; son menos violentos y logran mejores resultados en pruebas estandarizadas. Los videojuegos violentos no han creado la generación de sujetos conflictivos que tanto se temió años atrás.

Lo que sí demuestra un estudio es que los videojuegos violentos pueden aumentar la agresividad en algunos individuos con ciertos rasgos de personalidad problemáticos.

En su investigación, Patrick Markey determinó que cierta combinación de rasgos de personalidad puede ayudar a predecir qué adolescente será más adversamente afectado por los videojuegos violentos.

En investigaciones anteriores se ha demostrado que rasgos de la personalidad como la tendencia al comportamiento psicótico y la agresividad intensifican los efectos negativos de los videojuegos violentos. Markey profundizó en la cuestión.

Entre los efectos positivos que los videojuegos tienen en la gente normal, destacan los siguientes:

Los videojuegos satisfacen una amplia gama de necesidades emotivas, sociales e intelectuales, según una encuesta realizada a 1.254 estudiantes de séptimo y octavo grado. La autora del estudio, la Dra. Cheryl Olson, también ofrece consejos para los padres sobre cómo minimizar los daños psicológicos potenciales de los videojuegos; por ejemplo, supervisar el uso que sus hijos hacen de los videojuegos, preguntarles por qué prefieren ciertos videojuegos, y jugar padres e hijos juntos con ellos.

Se ha demostrado que los videojuegos comerciales ayudan a los pacientes, especialmente niños, a soportar mejor el tratamiento clínico, al distraerles y animarles, según una investigación revisada por la Dra. Pamela Kato. De hecho, hay incluso videojuegos especialmente diseñados para ayudar a los pacientes a sobrellevar el dolor físico, afrontar mejor ciertos tratamientos para la diabetes e incluso capaces de contribuir a la prevención de ataques de asma.

En el ámbito psiquiátrico, ciertos videojuegos pueden ayudar a pacientes jóvenes a ser más cooperativos y estar mejor predispuestos ante la psicoterapia.




Más artículos
Aprendizaje de los bebés
Leyes de conducta humana
Detectar la falta de honradez
Grasa abdominal y volumen cerebral
Beneficios de la leche descremada
Células ciliadas del oído interno
Músculos para aspirar aire
Sonidos complejos
Atacar al virus de la gripe
Horas de los hijos viendo TV
Impacto emocional del dolor físico
Causas de temblores en ciertas personas
Decisiones financieras arriesgadas
Ruido mientras se duerme
Técnica antitumoral
El deseo y el miedo
Dispositivos multitáctiles
Combinación de notas musicales
Reconocer objetos
Efecto de los videojuegos violento