Medicina

Sistema basado en ARN para optimizar la vacunación

(NC&T) El método descubierto se basa en el uso de moléculas de ácido ribonucleico (ARN) específicas, para estimular significativamente la efectividad de una vacuna regulándola con arreglo al tipo de respuesta inmune más eficaz contra una enfermedad en particular.

Krishnendu Roy, profesor de ingeniería biomédica e investigador principal del estudio, ayudado por sus colaboradores, entre quienes figuran Ankur Singh y especialistas del Centro Oncológico M.D. Anderson de la Universidad de Texas, han desarrollado el método gracias a efectuar una investigación de dos años, esencialmente trabajando con una vacuna de la Hepatitis B basada en ADN.

En sus estudios en ratones, constataron respuestas inmunológicas de 5 a 50 veces mayores que las logradas con el sistema tradicional de aplicación de la vacuna. Cuanto más fuerte es la respuesta inmunológica a una vacuna, mayor es la protección que otorga.

El nuevo sistema de aplicación de vacunas usado por los investigadores en este estudio se basa en polímeros, y consta de micropartículas que llevan tanto la vacuna como el ARN a las células inmunológicas. Este sistema permite controlar las vacunas para hacer que combatan más eficientemente a la enfermedad, incrementando de modo significativo la respuesta inmunológica. Esto se logra al bloquear proteínas específicas que procesan la vacuna.

Optimizar la vacunación
Krishnendu Roy, a la derecha, y Ankur Singh. (Foto: Beverly Barrett)
Los médicos desean respuestas inmunológicas específicas, ya que las vacunas para infecciones parasitarias pueden necesitar más la respuesta de los anticuerpos, mientras que las vacunas para infecciones virales necesitan más la respuesta celular, una que mate a las células infectadas.

El nuevo sistema de liberación funcionaría contra una gran variedad de enfermedades, lo que lo convertiría en una amplia plataforma para vacunas contra enfermedades contagiosas.

Los estudios con ratones continuarán durante los siguientes cuatro o cinco años. Si los resultados siguen siendo exitosos, el método se empezaría a probar en primates, y por último en humanos, dentro de entre 6 y 10 años.




Más artículos
Incapacidad mental para orientarse
Limpieza excesiva y diabetes de tipo 1
Primates con el virus del SIDA
Huesos artificiales
Capacidad de la memoria humana
Solución imaginativa de problemas
Raíces cerebrales de éxito y fracaso
Causa de ilusión óptica
Causas de la tendencia a la superstición
Optimizar la vacunación
Aprendizaje con la experiencia directa
Narcisismo de los líderes
Gen relacionado con la calvicie
Borrado artificial de recuerdos
Señales no verbales en la comunicación
Esquizofrenia y receptores cerebrales
Rendimiento escolar y sueño
Examinar una cara
Percepción de la relación de pareja
Fonoagnosia