Medicina

El estrés puede perjudicar a la memoria y al aprendizaje incluso a corto plazo

(NC&T) Ya se sabía que el estrés grave, durante semanas o meses, puede perjudicar a la comunicación entre las células en la región del cerebro correspondiente al aprendizaje y la memoria, pero este nuevo estudio, efectuado por investigadores de la Universidad de California en Irvine, proporciona la primera evidencia de que a corto plazo el estrés tiene el mismo efecto.

"El estrés es una constante en nuestras vidas y no puede ser evitado", reconoce la doctora Tallie Z. Baram, catedrática en Ciencias Neurológicas en la Escuela de Medicina de la citada universidad, e investigadora principal del estudio. "Nuestros resultados pueden desempeñar un papel importante en el actual desarrollo de medicamentos para impedir esos efectos indeseables, y también ofrecen una idea más clara sobre por qué algunas personas son olvidadizas o tienen dificultades para retener información durante situaciones de estrés".

En el presente estudio, Baram y sus colegas identificaron un proceso hasta ahora virtualmente desconocido por el cual el estrés causa esos efectos. Ellos encontraron que más que implicar al cortisol, la ampliamente conocida hormona del estrés, que circula por todo el cuerpo, el estrés agudo activa a unas hormonas que liberan corticotropina, lo cual perturba el proceso por el cual el cerebro recoge y almacena los recuerdos.

El aprendizaje y la memoria tienen lugar en las sinapsis, que son los enlaces a través de los cuales se comunican las células cerebrales. Estas sinapsis residen en las espinas dendríticas, que son prolongaciones especializadas, parecidas a ramas de árbol, de las neuronas.

El estrés perjudica a la memoria y al aprendizaje
Espinas dendríticas sin y con estrés. (Foto: UCI)
En estudios con ratas y ratones, el grupo de Baram observó que la liberación en el hipocampo, el centro principal del aprendizaje y la memoria en el cerebro, de las hormonas que liberan corticotropina, llevó a una rápida desintegración de estas espinas dendríticas, lo que a su vez limitó la capacidad para recoger y almacenar recuerdos mediante las sinapsis.

Los investigadores descubrieron que al bloquear la interacción entre las moléculas de hormonas que liberan corticotropina, y las moléculas de los receptores, se elimina el daño ocasionado por el estrés sobre las espinas dendríticas en las células del hipocampo que participan en el aprendizaje y la memoria.

Además, los autores reprodujeron los efectos del estrés en las espinas dendríticas, por medio de la administración de bajos niveles de hormonas sintéticas liberadoras de corticotropina, y observaron cómo las espinas se retraían en cuestión de minutos. "Afortunadamente, una vez son eliminadas las hormonas liberadoras de corticotropina, las espinas parecen crecer de nuevo", apunta Baram.

Hay compuestos en fase de desarrollo que muestran capacidad de bloquear los receptores de las hormonas liberadoras de corticotropina, y este estudio puede desempeñar un papel significativo en la creación de terapias basadas en esos compuestos dirigidas a tratar la pérdida de capacidad de aprendizaje y de memoria relacionada con el estrés.

Yuncai Chen, Celine Dubé y Courtney Burgdorff también trabajaron en el estudio.




Más artículos
Causas de la agresividad
10 a 30 minutos diarios de ejercicio
Comida rica en calorías
El estrés perjudica a la memoria y al aprendizaje
El secreto de la longevidad
Sufrir el mal de Alzheimer
Las suposiciones sobre lo que no miramos
Quimioterapia Nanotecnología
Procesamiento cerebral de la visión en color
Beber mucha agua
Dormir poco y sonambulismo
Nanotecnología lesiones de médula espinal
Mamiferos reconocer los olores
Pautas migratorias gripe
Retrasar el envejecimiento biológico
Componente subconsciente decisiones conscientes
Las moscas cerebros unisex
Estructura de la cromatina
Memoria de trabajo
Limpiar fruta y verdura